• Opositor armado sirio bombardea posiciones del Ejército de Siria, 31 de julio de 2016.
Publicada: domingo, 21 de agosto de 2016 17:59
Actualizada: lunes, 3 de abril de 2017 7:47

Cientos de hombres armados se están preparando para lanzar una operación en el norte de Siria desde el interior del territorio turco.

"Las facciones se están reuniendo en un área cercana a la frontera (dentro de Turquía)", ha dicho un alto mando de la oposición armada de Siria, que conoce los planes pero declinó ser identificado.

Los grupos armados respaldados por Turquía que combaten bajo la bandera del autodenominado Ejército Libre Sirio (ELS) ―que lucha contra el Gobierno sirio―, tienen previsto atacar la localidad vecina siria de Jarablus (norte) que está bajo el control del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) desde territorio turco en los próximos días, ha añadido la fuente.

Las facciones se están reuniendo en un área cercana a la frontera (dentro de Turquía)", según el oficial rebelde.

La ofensiva a Jarablus frustraría las esperanzas kurdas de seguir expandiéndose en esa zona. Si capturan Jarablus por su cuenta, los grupos armados se adelantarían al previsible asalto de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, en inglés), un grupo apoyado directamente por EE.UU. en Siria, que consiguieron liberar el pasado 12 de agosto la ciudad de Manbiy, en el norte de Siria, de manos de los terroristas de Daesh.

 

El primer ministro turco, Binali Yildirim, dijo el sábado que Ankara está dispuesta a desempeñar un papel más activo en el conflicto sirio para evitar que el país se divida en zonas étnicas.

Tales declaraciones de Yeldirim hacia Siria no significan que el país está determinado a luchar contra los terroristas en Siria y apoyar al presidente sirio, Bashar al-Asad. Turquía teme que el fortalecimiento de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG, por sus siglas en kurdo) en el norte de Siria dé ánimo a su propia insurgencia kurda (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), a la que combate desde hace décadas en el sureste de Turquía.

El temor de las autoridades turcas a los kurdos de Siria se debe a su avance en el norte del país, que podría permitirles conectar la ciudad de Afrin, en la provincia de Alepo (noroeste), a la ciudad de Kobani (norte), con lo que ―a juicio de Ankara― formarían un Estado kurdo unido con apoyo del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

alg/ktg/rba

Comentarios