• Helicóptero Apache estadounidense durante ejercicios militares.
Publicada: miércoles, 27 de julio de 2016 14:26

EE.UU. construye una nueva base militar en una fábrica de cemento al sureste de la ciudad siria de Kobani, en la provincia norteña de Alepo.

Hace unos meses, EE.UU. empezó a construir varias instalaciones, entre ellas un aeropuerto y una base militar para apoyar logísticamente a las fuerzas de la (llamada) 'coalición anti-EIIL' en la guerra de Manbiy, en la provincia de Alepo (noroeste)”, han informado este miércoles fuentes sirias citadas por la cadena de televisión catarí Al-Jazeera.

Hace unos meses, EE.UU. había iniciado construir varias instalaciones, entre ellas un aeropuerto y una base militar para apoyar logísticamente a las fuerzas de la (llamada) coalición anti-EIIL en la guerra de Manbiy, en la provincia de Alepo (noroeste)", según la cadena de televisión catarí Al-Jazeera.

Las fuerzas kurdas locales informaron en marzo pasado de que el Pentágono había iniciado la construcción de dicha base militar en el norte de Siria, so pretexto de luchar contra los grupos terroristas, en particular EIIL (Daesh, en árabe).

Imagen satelital de la base militar de EE.UU. al sureste de la ciudad siria de Kobani, en la provincia norteña de Alepo.

 

Otras fuentes del norte de Siria han confirmado que las fuerzas de la coalición liderada por EE.UU. utilizan el aeródromo de Rmeilan, en la provincia de Al-Hasaka (noreste), para desplegar desde allí sus aeronaves de guerra.

Washington construye una nueva base en Siria en un momento en que las autoridades estadounidenses han negado en reiteradas ocasiones controlar bases militares o aeropuertos en territorio sirio.

Por otra parte, al menos 250 infantes de marina de EE.UU. llegaron en mayo pasado a Al-Hasaka, supuestamente para apoyar a las fuerzas kurdas en su lucha contra Daesh.

Tales medidas, prescindiendo del permiso de Damasco, han sido criticadas por Rusia, que goza de bases aéreas en la ciudad portuaria siria de Latakia, desde donde bombardea las posiciones de Daesh y otros grupos radicales desde finales del pasado septiembre.

Por ahora estas ofensivas han tenido éxito, según aseguran funcionarios rusos y sirios, y en todo caso mejores resultados que los ataques aéreos de la coalición, que parecen haber causado más víctimas civiles que ninguna otra cosa.

Estados Unidos sigue insistiendo en la salida del poder del presidente Bahsar al-Asad, mientras que Rusia califica de inaceptable que se exija su dimisión antes de unirse en contra del terrorismo.

alg/mla/nal

Commentarios