• Un soldados estadounidense dispara un MANPAD Stinger.
Publicada: viernes, 19 de febrero de 2016 23:17
Actualizada: sábado, 20 de agosto de 2016 7:31

Arabia Saudí ve necesario que los llamados rebeldes sirios tengan armas antiaéreas que les permitan derribar aeronaves militares rusas y sirias, según ha declarado Adel al-Yubeir, canciller saudí.

“Creemos que armar a los rebeldes sirios con misiles tierra-aire cambiaría el balance de poder en este país”, ha afirmado Al-Yubeir durante una entrevista con el rotativo alemán Der Spiegel, publicada este viernes.

Creemos que armar a los rebeldes sirios con misiles tierra-aire cambiaría el balance de poder en este país”, ha dicho Al-Yubeir durante una entrevista con el rotativo alemán Der Spiegel, publicada este viernes.

A su juicio, proveer a los grupos sirios armas antiaéreas portátiles les capacitaría para derribar tanto aviones de guerra como helicópteros de las Fuerzas Aeroespaciales rusas y el Ejército de Siria.

También ha argumentado que el envío de este tipo de armas a los “rebeldes moderados”, como el Occidente y sus aliados califican a los terroristas sirios”, podría crear una situación similar a la de la Guerra de Afganistán (1979-1989).

En 1986, Estados Unidos armó a los grupos guerrilleros afganos que luchaban contra las fuerzas soviéticas con sistemas de defensa aérea portátil (MANPAD, por sus siglas en inglés) modelo Stinger; hecho al que se atribuye el derribo de más de 300 helicópteros y cazas soviéticos y la retirada de las fuerzas soviéticas de Afganistán, lo que llegó a llamarse "el efecto Stinger".

Un guerrillero afgano con un MANPAD Stinger, de producción estadounidense, durante la Guerra de Afganistán.

 

El canciller saudí ha dejado la decisión del envío de los MANPAD a los terroristas sirios a la llamada coalición que lidera EE.UU. contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe)

No obstante, ha advertido que su país no permitirá que el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, salga victorioso en Siria y ha amenazado con aumentar de manera significativa sus apoyos a los grupos que luchan contra el Gobierno de Damasco.

Al mismo tiempo, el canciller saudí ha alegado que Rusia, con todo su poderío, “no podrá salvar” al Gobierno sirio y ha vuelto a exigir la denuncia de Al-Asad.

Desde 2011, Siria sufre una oleada de violencia de grupos terroristas que tratan, sin éxito, de derrocar al Gobierno del presidente sirio.

Rusia, con el despliegue de un gran número de sus aeronaves militares, ha prestado apoyo al Gobierno sirio ante los terroristas y, desde el comienzo de su campaña antiterrorista a finales de septiembre de 2015, le ha facilitado a las fuerzas sirias recuperar varias zonas que habían caído bajo el control de las bandas extremistas, muchas de las cuales gozan del apoyo de Riad y otros actores regionales e internacionales.

hgn/ctl/rba

Comentarios