• Un hombre recibe vacuna contra el coronavirus en un centro de vacunación en Denpasar, en la isla de Bali, Indonesia, 24 de agosto de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 2 de septiembre de 2021 10:17

El riesgo de desarrollar síntomas graves del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, se reduce en más del 60 % en personas vacunadas.

La probabilidad de que personas completamente vacunadas desarrollen síntomas graves si contraen nuevo coronavirus se reduce en más de dos tercios, según un estudio de un equipo de científicos británicos publicado el miércoles en Lancet Infectious Diseases.

Conforme a la investigación, la probabilidad de que la enfermedad sea asintomática en personas inmunizadas que se contagiaron de la COVID-19 es de un 63 por ciento después de la primera dosis de la vacuna y de un 94 por ciento después de la segunda dosis.

Además, el estudio indicó que el riesgo de contraer el nuevo coronavirus de larga duración (cuando los síntomas persisten después de 28 días desde la infección) se reduce a la mitad entre los vacunados con la pauta completa.

 

Las personas más vulnerables ante una infección post-vacunal después de recibir una dosis son los “adultos mayores frágiles” (de más de 60 años), así como otros “adultos mayores” que tienen otras patologías, como obesidad o enfermedades cardíacas, renales y pulmonares.

En todos los grupos de edades, las personas que viven en zonas desfavorecidas, como entornos urbanos con alta densidad de población, tienen más posibilidades de padecer una infección después de haber sido vacunados, añade.

“Las infecciones tras la vacuna son esperables y no invalidan el hecho de que estas vacunas están haciendo exactamente lo que fueron diseñadas para hacer: salvar vidas y prevenir una enfermedad grave […] Nuestros hallazgos destacan el papel crucial que desempeñan las vacunas en los esfuerzos destinados a prevenir las infecciones por COVID-19, que aún deberían incluir otras medidas de protección personal como el uso de mascarillas, pruebas frecuentes y distanciamiento social”, explicó en un comunicado Claire Steves, del Kings College de Londres y coautora de la investigación.

ftn/hnb