• Un técnico de laboratorio sostiene una vial de Sputnik V, vacuna rusa desarrollada contra la COVID-19.
Publicada: martes, 27 de julio de 2021 4:17

Los desarrolladores de la vacuna rusa Sputnik V afirman que el fármaco es eficaz contra “todas las mutaciones” del virus, incluidas la sudafricana y la india.

“El estudio del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya publicado el 12 de julio en la revista internacional Vaccines y revisado por colegas demostró los títulos neutralizantes del virus protector de Sputnik V contra todas las mutaciones diferentes, incluidas la variante sudafricana beta y la india, delta”, señala el equipo de la vacuna rusa mediante un comunicado emitido el lunes.

Un estudio de la Escuela de Medicina del Hospital Monte Sinaí de Estados Unidos, publicado la misma jornada de lunes en la revista científica Nature Communications, sostiene que la vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya es eficaz para neutralizar la variante alfa (Reino Unido) del SARS-CoV-2, pero no lo es tanto frente a la beta (Sudáfrica).

“Según el estudio publicado en Vaccines, la disminución de la actividad neutralizadora de virus de Sputnik V frente a la variante sudafricana fue solo de 3,1 veces en comparación con 7,9 a 40 veces para la vacuna Pfizer [EE.UU.]”, recalca el equipo de la Sputnik V.

 

Además, los desarrolladores rusos agregan que ese estudio se basó en un modelo de prueba real que contenía el coronavirus vivo SARS-CoV-2, no un virus sustituto de la estomatitis vesicular utilizado por los autores del estudio de Nature Communications.

A su vez, el equipo investigador estadounidense usó virus recombinantes portadores de las mutaciones de la proteína Spike (la que usa para entrar en las células humanas) que se encuentran en las variantes alfa y beta.

El equipo de Sputnik V sostiene además que uno de los autores del estudio estadounidense “tiene un conflicto de interés debido a su trabajo como consultor para Pfizer/BioNtech”, y enfatiza que el estudio no analiza la variante delta, que actualmente es la dominante en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La vacuna rusa para la cepa del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, es desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI, por sus siglas en inglés). El nombre técnico es Gam-COVID-Vak, pero las autoridades rusas han decidido bautizarlo como Sputnik V.

krd/ncl/mkh