• Diseñan un cojín inteligente contra los ronquidos.
Publicada: martes, 7 de agosto de 2018 2:00

Un grupo de investigadores ha desarrollado un prototipo de cojín inteligente que mejora la calidad del sueño al evitar los molestos ronquidos. 

El cojín inteligente, desarrollado por los científicos de la Universitat Politècnica de València (UPV) y la Universidad Técnica de Dresden (Alemania), pretende, precisamente, contribuir al diagnóstico de los trastornos que afectan a las personas a la hora de dormir como el insomnio y la apnea del sueño, reducir su incidencia y mejorar la calidad de vida de sus usuarios, han destacado este lunes a la agencia española de noticias Europa Press fuentes de la universidad valenciana. 

El cojín incorpora sensores que miden de forma precisa parámetros como la temperatura corporal, sudoración o movimiento de las personas, y otros que son capaces de registrar información sobre la iluminación de la habitación, ruidos u otros sonidos. 

“Hemos estudiado cuál es la mejor ubicación para cada sensor dentro del cojín. Además, hemos creado el código y los algoritmos necesarios para el correcto funcionamiento del sistema. Todos los datos se envían a través de la red WiFi doméstica a una base de datos médica, con el fin de mejorar el diagnóstico de posibles trastornos”, apunta Jaime Lloret, investigador del IGIC en el campus de Gandia de la UPV. 

Hemos estudiado cuál es la mejor ubicación para cada sensor dentro del cojín. Además, hemos creado el código y los algoritmos necesarios para el correcto funcionamiento del sistema. Todos los datos se envían a través de la red WiFi doméstica a una base de datos médica, con el fin de mejorar el diagnóstico de posibles trastornos”, apunta Jaime Lloret, investigador del IGIC en el campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València.

 

El sistema también cuenta con un dispositivo que evita los ronquidos. Cuando existe un alto nivel de ruido, se activa un pequeño altavoz sobre la cama que emite un sonido muy similar al vuelo de un mosquito. 

“Está demostrado que esto provoca que la persona se mueva y de esta forma cesen los ronquidos. En un futuro pretendemos utilizar una metodología similar para detectar episodios de apnea del sueño y diferenciarlos de los ronquidos habituales”, apunta la experta Laura García. 

ftn/ncl/alg/hnb

Comentarios