• Vista de un campo petrolero de Siria. (Foto: AP)
Publicada: jueves, 21 de marzo de 2024 21:15

El canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, considera que la ocupación y el saqueo que Estados Unidos lleva a cabo en Siria constituye el retorno al colonialismo directo.

En una entrevista para el proyecto documental Neft (Petróleo), el ministro de Asuntos Exteriores ruso, ha señalado que el envío ilegal de fuerzas por parte de Estados Unidos al noreste de Siria y establecerse allí en zonas agrícolas y ricas en petróleo para luego saquearle estas riquezas son propias del colonialismo.

“En las mismas áreas ocupadas por Estados Unidos en el noreste de Siria, la Casa Blanca mantiene campamentos de refugiados, donde se entrena a los bandidos, incluidos a los terroristas de Hayat Tahrir al-Sham y otras organizaciones extremistas prohibidas por el Consejo de Seguridad de la ONU, para llevar a cabo actos subversivos a favor de Washington en la mayor parte del mundo, incluso contra nosotros en Ucrania”, ha indicado Lavrov. 

Además, el jefe de la diplomacia rusa explicó que a través de todo lo mencionado, la estrecha conexión entre petróleo y geopolítica aparece en las políticas practicadas por EE.UU.

 

EE.UU., que desplegó tropas en Siria en 2014 bajo el pretexto de combatir el grupo terrorista Daesh, tiene actualmente más de una veintena de sitios militares declarados en el país árabe, distribuidos en tres provincias, principalmente Al-Hasakah, Deir Ezzor y Homs.

¿Con qué fin EEUU ocupa el territorio sirio?

La distribución de las bases ilegales de Washington se asemeja al cordón que rodea los pozos de petróleo y gas ubicados al este del río Éufrates, que representan la mayor parte de la riqueza subterránea de Siria. Como era de esperarse, la ocupación militar es proporcional a la riqueza energética. Es por ello que las bases militares más estratégicas están en la zona rural oriental de Deir Ezzor.

A pesar del rotundo rechazo del Gobierno de Damasco a la ilegal presencia de EE.UU. en Siria, Washington ha estado ampliando su contingente en el este y el noreste del país, bajo el pretexto de “proteger” las zonas petroleras de los grupos terroristas, pero, en realidad, lo que busca es extraer el crudo, el gas y los recursos naturales.

Las tropas estadounidenses mantienen ilegalmente el control de yacimientos de petróleo y gas clave con la ayuda de sus aliados locales, las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que luchan, aunque sin éxito, para derrocar al Gobierno del presidente, Bashar al-Asad.

En septiembre, la Cancillería siria denunció ante las Naciones Unidas que, desde 2011 hasta finales del primer semestre de 2023, el valor de los daños provocados al sector petrolero y mineral sirio como consecuencia de la agresión, saqueo y sabotaje cometidos por Estados Unidos, ascendió a un total de 115,2 mil millones de dólares. Asimismo, puso de relieve que las pérdidas directas en el sector petrolero de Siria ascendieron a 27,5 mil millones de dólares.

El Gobierno de Siria ha subrayado que las referidas prueban la responsabilidad de Estados Unidos y sus aliados por el sufrimiento y el agravamiento de la situación humanitaria de los sirios.

ght/ncl/mkh