• El jefe negociador ruso en diálogos de Viena, Mijaíl Ulianov, habla con los periodistas en capital de Austria, 20 de junio de 2021. (Foto: AFP).
Publicada: lunes, 20 de junio de 2022 7:09

Rusia manifiesta que la resolución antiraní aprobada en la AIEA muestra la intención de EE.UU. y la troika europea de descarrilar las conversaciones de Viena.

El 8 de junio, la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) aprobó una resolución, a pedido de EE.UU. y la troika europea, integrada por el Reino Unido, Alemania y Francia, en la que acusan a Irán de no ofrecer respuestas transparentes a las preguntas de la Agencia sobre sus actividades nucleares en tres sitios.

Al respecto, a través de Twitter, Mijaíl Uliánov, el representante permanente de Rusia ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena, capital de Austria, ha asegurado este lunes que la resolución contra Irán, “brinda razones para creer que [EE.UU. y la troika europea] intentan descarrilar los diálogos de Viena”.

Pero, matiza el diplomático ruso, “fue un error de cálculo estratégico no intencional y esos países todavía apuntan a una finalización exitosa de las conversaciones”, destinadas a reactivar el acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

Esta resolución se aprobó solo unos días después de que el jefe de la AIEA, Rafael Grossi, viajara a territorios ocupados por Israel y se reuniera con el primer ministro israelí, Naftali Bennett. Irán ya había advertido que la visita de Grossi a Israel antes de la reunión de la Junta de Gobernadores contradice la imparcialidad de la agencia nuclear de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

 Ante esta coyuntura, Irán respondió de forma rápida y decisiva, declarando que había “adoptado medidas prácticas de quid pro quo que incluyen la instalación de centrífugas avanzadas y la desactivación de cámaras que operan fuera del Acuerdo de Salvaguardias (controles)” entre Teherán y la AIEA.

mgh/ncl/mkh