• El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, durante una conferencia de prensa en Moscú, 5 de mayo de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 14 de mayo de 2021 23:32

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha ordenado incluir a EE.UU. y a la República Checa en la lista de países “no amistosos” por sus medidas hostiles contra Moscú.

La lista se ha difundido este viernes en el portal de información legal a petición del presidente ruso, quien emitió el 23 de abril el decreto sobre la aplicación de “medidas para contrarrestar las acciones inamistosas de Estados extranjeros”.

En virtud de dicha norma, EE.UU. no podrá contratar a personal local (ciudadanos rusos o de terceros países) para el ejercicio de funciones en sus representaciones diplomáticas en el territorio ruso.

El pasado 28 de abril, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, manifestó que Moscú no tenía la costumbre de contratar personal local para sus embajadas y, por lo tanto, puede prohibir que hagan lo propio las legaciones extranjeras acreditadas en el país.

En el caso de la República Checa, según Moscú, podrá contratar a un máximo de 19 locales que residan en Rusia.

 

Washington anunció en abril sanciones y la expulsión de 10 diplomáticos rusos en represalia por lo que considera una injerencia del Kremlin en las elecciones estadounidenses, un ciberataque masivo y otras actividades hostiles.

En respuesta, Rusia expulsó a 10 diplomáticos estadounidenses, prohibió la entrada en el país a altos funcionarios estadounidenses y prohibió a la embajada de Estados Unidos emplear a ciudadanos extranjeros.

La legación norteamericana en Moscú se vio obligada a suspender la mayoría de los servicios consulares a sus nacionales y dejó de expedir visados debido a la drástica reducción de su personal tras las sanciones. Pero, este viernes ha dicho que reanudará temporalmente los servicios consulares para sus ciudadanos hasta el 16 de julio.

Según el periódico Izvestia, una decena de países eran candidatos a formar parte de la lista rusa de “inamistosos”, entre ellos Estados Unidos, Polonia, la República Checa, Lituania, Letonia, Estonia, así como el Reino Unido, Ucrania y Australia, aunque, por el momento, solo han entrado dos de ellos.

Las tensiones se han disparado con la República Checa después de que Praga haya acusado a la inteligencia militar rusa de estar detrás de una explosión mortal en un depósito de municiones en el este de la República Checa en 2014.

Moscú declaró el mes pasado que limitaría el número de empleados de la embajada checa en un movimiento de respuesta después de que el país europeo anunciara la expulsión de diplomáticos rusos.

A la crisis sin precedentes con la República Checa le siguieron expulsiones de diplomáticos rusos de todos los países de Europa del este miembro de la Unión Europea menos Hungría –Rumanía, Bulgaria, Eslovaquia y Polonia–, así como las tres repúblicas bálticas: Letonia, Lituania y Estonia, además de Ucrania.

Por otra parte, las relaciones entre Moscú y Washington se han deteriorado rápidamente después de que el presidente de EE.UU., Joe Biden, haya aumentado la presión sobre el Kremlin desde que asumió el cargo en enero.

fae/ctl/rba