• El representante permanente de Rusia ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena, Mijaíl Ulianov.
Publicada: martes, 13 de abril de 2021 17:31

Rusia considera el enriquecimiento de uranio al 60 % por parte de Irán el resultado de un error de cálculo cometido por los autores del sabotaje en Natanz.

“Quienes llevaron a cabo un acto de sabotaje contra la instalación nuclear de Natanz probablemente quisieron socavar el proceso de restauración” del acuerdo nuclear, ha señalado este martes el representante permanente de Rusia ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena (Austria), Mijaíl Ulianov, mediante un mensaje de Twitter.

No obstante, ha proseguido el diplomático ruso, los autores del referido incidente “subestimaron la posibilidad de los significativos ‘efectos secundarios’”.

Ulianov se ha pronunciado, de este modo, después de que el vicecanciller para Asuntos Políticos de Irán, Seyed Abás Araqchi, anunciase esta misma jornada el inicio de la producción de uranio enriquecido al 60 %.

Este aviso ha salido a la luz después del incidente que afectó el domingo a la red de distribución eléctrica del complejo nuclear Shahid Ahmadi Roshan, de la planta nuclear de Natanz (centro). Según varios informes, el sabotaje se debió a un ataque cibernético del servicio de inteligencia de Israel (el Mossad), que Irán ha prometido vengar.

 

Esos nuevos desarrollos coinciden con las conversaciones en curso entre los representantes de Teherán y las cinco potencias firmantes del acuerdo nuclear de 2015 en Viena, a saber: el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania, para salvar el pacto y levantar las sanciones unilaterales estadounidenses contra el país persa.

En este sentido, las autoridades iraníes vinculan el acto de sabotaje de Natanz con los intentos por descarrilar los diálogos de Viena.

Un año después de la salida de Washington del acuerdo nuclear —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)— la República Islámica anunció que aumentaría el nivel de enriquecimiento de su uranio, superando el nivel pactado en el acuerdo nuclear, es decir, el 3,67 %.

En enero de 2021, la República Islámica empezó a enriquecer uranio al 20 %. Posteriormente, la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI) dijo que el país persa podría enriquecer uranio por encima del 20 % fácilmente, inclusive a un 90 %.

Irán defiende su derecho a ejercer tales medidas ante las violaciones de EE.UU. y la postura irresponsable de sus aliados europeos, y asegura que no detendrá ninguna de sus actividades nucleares hasta que EE.UU. levante todas las sanciones que le ha impuesto.

tqi/anz/rba