• La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova, habla en una rueda de prensa, 7 de enero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 12 de abril de 2021 15:46
Actualizada: lunes, 12 de abril de 2021 17:01

Rusia espera que el incidente de Natanz no afecte los diálogos sobre el acuerdo nuclear iraní y asegura que lo condenará si se constata que fue “deliberado”.

En reacción al sabotaje registrado el domingo en la planta nuclear de Natanz (en el centro de Irán), la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova, ha enfatizado en un comunicado que Rusia sigue de cerca los informes de los medios de comunicación y las declaraciones de los representantes iraníes en relación con la situación del complejo nuclear iraní.

La República Islámica reportó el domingo un incidente en la red de distribución eléctrica del complejo nuclear Shahid Ahmadi Roshan, en la planta nuclear de Natanz, si bien aseguró que el acto terrorista “no causó víctimas ni contaminación”.

Si se confirma que las acciones deliberadas de alguien están detrás de este incidente, entonces, esa intención merece una fuerte condena [...] Confiamos en que sus causas serán investigadas a fondo por la parte iraní”, ha subrayado Zajarova.

El incidente de ayer ha coincidido con las conversaciones en curso entre los representantes de Teherán y las cinco potencias firmantes del acuerdo nuclear de 2015 de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés) en Viena (Austria).

En este sentido, la portavoz rusa ha puesto de relieve que Moscú está preocupado por una eventual influencia negativa de lo ocurrido en Natanz sobre los esfuerzos multilaterales para salvar el pacto nuclear y ha expresado su esperanza de que lo sucedido no se convierta en un regalo para los opositores del JCPOA.

Esperamos que no socave las consultas que se están llevando a cabo en Viena (capital de Austria) para reactivar estos acuerdos”, ha dicho. 

 

El incidente de Natanz es el segundo de este tipo registrado en menos de un año contra esta planta nuclear. En 2020, se produjo un incendio en una sala de montaje de centrifugadoras avanzadas en Natanz y la autoría de este acto recayó sobre Israel.

En estas mismas líneas, dos canales de la televisión israelí han confirmado que, según “fuentes de inteligencia occidentales”, el corte de electricidad se debió a un ataque cibernético ejecutado por el servicio de inteligencia de Israel (el Mossad), causando daños en las instalaciones nucleares iraníes.

El jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi, catalogó dicho incidente como un “acto de terrorismo nuclear” y afirmó que Teherán “se reserva el derecho a tomar medidas contra los perpetradores”.

Por su parte, el canciller persa, Mohamad Yavad Zarif, ha prometido este lunes que Irán se “vengará” del régimen de Israel por el sabotaje de Natanz con el que pretendían evitar el progreso de Irán en el camino de la eliminación de las crueles sanciones.

El régimen de Israel es un firme oponente del caso nuclear iraní y, en los últimos años ha recurrido a todos los medios, incluidos actos terroristas y sabotajes para descarrilarlo y torpedear el programa de energía nuclear con fines pacíficos de Irán.

sar/ncl/rba