• La sede de la Cancillería rusa en Moscú, capital de Rusia.
Publicada: martes, 10 de septiembre de 2019 10:16

Rusia asegura que el tercer paso dado por Irán para reducir sus promesas nucleares en el marco del acuerdo nuclear no representa una amenaza para el mundo.

“Desde el punto de vista de la no proliferación nuclear, el reinicio del programa iraní de investigación y desarrollo de centrífugas no representa ninguna amenaza”, dijo el lunes un portavoz de la Cancillería rusa a las agencias locales.

El sábado, Irán anunció los detalles de su tercer paso que incluye acelerar las actividades científicas y de investigación nuclear sin considerar las restricciones del pacto, de nombre oficial el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

En esta misma línea, Teherán activó una cadena de 20 centrifugadoras avanzadas IR4 y de 20 centrifugadoras IR6, las cuales sirven para la “acumulación nuclear” y los proyectos investigativos.

LEER MÁS: AIEA confirma la instalación de centrifugadoras avanzadas por Irán

Desde el punto de vista de la no proliferación nuclear, el reinicio del programa iraní de investigación y desarrollo de centrífugas no representa ninguna amenaza”, dijo un portavoz de la Cancillería rusa.

 

El diplomático ruso descartó el “riesgo” de que Irán pueda utilizar dichas máquinas con fines no declarados, es decir, militares. “Irán cumple totalmente con el Tratado de No Proliferación nuclear (TNP) y con el acuerdo de salvaguardias con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), y aplica el protocolo adicional”, agregó.

El vocero de la Diplomacia rusa culpó a Estados Unidos —país que abandonó el año pasado el pacto nuclear y reimpuso las sanciones a Teherán— por obligarle a Irán a reducir sus compromisos nucleares. Esta “es una consecuencia directa de la política insensata de Washington que ignora los pactos internacionales y los acuerdos multilaterales”, criticó.

El diplomático destacó el compromiso de Irán para volver a cumplir el pacto nuclear en su totalidad si los firmantes europeos—el Reino Unido, Francia y Alemania— hacen lo mismo. “Mientras continúe el trabajo colectivo para rescatar el PIAC, la situación no es desesperada”, subrayó.

LEER MÁS: Irán: Europa no ha podido compensar salida de EEUU del pacto nuclear

Irán esperó un año tras la salida unilateral de EE.UU. del acuerdo, dando oportunidad al resto de los firmantes del mismo para salvarlo. Ante la inacción de Europa en adoptar medidas prácticas, Teherán decidió entonces actuar de manera recíproca y reducir progresivamente algunos de sus compromisos para forzar a sus socios europeos a asumir sus obligaciones.

Anteriormente, Teherán ya había dado dos pasos en la reducción de sus compromisos nucleares en conformidad con los artículos 26 y 36 del acuerdo nuclear: primero suspendió la venta de uranio enriquecido y el excedente de agua pesada —como establecía el convenio— y, segundo, aumentó el enriquecimiento de uranio por encima de los niveles acordados en el documento, el 3,67 %.

ftm/lvs/mjs

Comentarios