• El viceministro ruso de Exteriores Serguéi Riabkov.
Publicada: viernes, 21 de junio de 2019 17:07
Actualizada: sábado, 22 de junio de 2019 1:50

Rusia dice que ayuda a Irán con sus exportaciones de petróleo y su sector bancario si la UE incumple su promesa de poner en marcha el mecanismo de pago Instex.

“De todos modos, espero que se pueda usar el mecanismo Instex para realizar las transacciones petroleras (de Irán)”, ha declarado este viernes el viceministro ruso de Asuntos Exteriores Serguéi Riabkov.

El alto funcionario ha señalado la disposición de Moscú de ayudar a Teherán con sus exportaciones de petróleo y su sector bancario si no se activa el Instrumento de Apoyo a los Intercambios Comerciales (Instex, por su acrónimo en inglés) creado por los firmantes europeos del acuerdo nuclear para mantener su comercio no monetario con Irán y sortear las sanciones de EE.UU.

De hecho, a pesar de que la jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, prometió el 13 de mayo la puesta en marcha en pocas semanas del Instex, hasta ahora este no ha funcionado, lo que ha generado descontento en las autoridades iraníes.

Teherán denuncia la inacción de Europa para actuar de modo efectivo para contrarrestar el efecto de los embargos que EE.UU. ha impuesto a Irán desde su salida unilateral en mayo del año pasado del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), nombre del acuerdo.

De todos modos, espero que se pueda usar el mecanismo Instex para realizar las transacciones petroleras (de Irán)”, ha indicado el viceministro ruso de Asuntos Exteriores Serguéi Riabkov sobre el Instrumento de Apoyo a los Intercambios Comerciales (Instex, por su acrónimo en inglés).

 

Es más, Washington ha amenazado con duras represalias a las compañías internacionales que utilicen el Instex para interactuar con Irán; entre ellas, prohibirles hacer negocios con Estados Unidos.

A juicio de Riabkov, el Gobierno del presidente norteamericano Donald Trump debería pensar en las consecuencias de los pasos hostiles que pueda dar contra Irán.

Ante esta coyuntura y por la inacción de los europeos respecto al Instex y la adopción de medidas para compensar la retirada de Washington del PIAC, Irán decidió en mayo actuar de manera recíproca y suspender algunos de sus compromisos conforme al propio pacto, y estableció un plazo de 60 días para que sus socios europeos asumieran sus compromisos con Teherán.

Aunque Europa rechazó el “ultimátum” de Irán, prometió “trabajar para salvaguardar el pacto”. Los signatarios no europeos del acuerdo, es decir, Rusia y China, consideran que la decisión de Teherán es responsabilidad de Washington.

mtk/mla/rba/hnb

Comentarios