• El presidente de EE.UU., Donald Trump (decha.), saluda al líder norcoreano, Kim Jong-un, Singapur, 12 de junio de 2018.
Publicada: miércoles, 13 de junio de 2018 18:27
Actualizada: jueves, 14 de junio de 2018 6:25

Rusia aplaude la cumbre entre Trump y Kim Jong-un por ayudar a reducir las tensiones en la península de Corea, ha dicho el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“El encuentro entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, en Singapur, contribuye a calmar las tensiones en la península coreana e impide que la situación de la región llegue a un punto crítico”, ha dicho este miércoles el portavoz.

Sin embargo, Peskov ha afirmado que habría sido un error esperar que todos los problemas relacionados con los misiles y el programa nuclear de Corea del Norte se resolvieran en solo una reunión de una hora.

Las autoridades de Rusia han dicho que se sienten positivos sobre el resultado de la cumbre y esperan que Moscú pueda participar en el proceso de negociación para promover la paz en la región, pero aseguran que aún sigue latente la amenaza de una guerra nuclear.

Peskov ha mencionado que la celebración de esta cumbre da la razón al presidente ruso, Vladimir Putin, quien ha declarado en numerosas ocasiones que no existen alternativas al diálogo para normalizar la situación de la península de Corea.

El encuentro entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, en Singapur, contribuye a calmar las tensiones en la península coreana e impide que la situación de la región llegue a un punto crítico”, ha declarado este miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

En tanto, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, elogió el martes la decisión del mandatario estadounidense de suspender los ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur, y dijo que era necesario frenar las acciones provocativas para aliviar las tensiones en la península.

Trump y Kim se comprometieron el martes a trabajar hacia la completa desnuclearización de la península de Corea, mientras Washington prometió garantizar la seguridad de su viejo enemigo.

Ambos mandatarios firmaron un documento conjunto en el que manifiestan su voluntad de establecer unas nuevas relaciones bilaterales.

lvs/mla/mjs/hnb

Commentarios