• Serguéi Lavrov, ministro ruso de Asuntos Exteriores, en una reunión en Moscú con su homólogo egipcio, Sameh Shukri, 21 de agosto de 2017.
Publicada: lunes, 21 de agosto de 2017 17:46
Actualizada: martes, 22 de agosto de 2017 1:19

La Administración estadounidense cancela todo su servicio de visados para no inmigrantes en Rusia durante 8 días y lo reduce drásticamente desde septiembre.

“La primera impresión es que los autores de esas decisiones vuelven a intentar provocar descontento de los ciudadanos rusos con la política de las autoridades de Rusia”, ha considerado el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, tras conocer la medida.

Esta se presenta en el portal de la embajada estadounidense en Rusia como consecuencia de la orden rusa de reducir el personal diplomático del país norteamericano en represalia por las últimas sanciones del Congreso de EE.UU. al país euroasiático. Tras los días de suspensión, a partir del miércoles, el personal administrativo reanudará la tramitación de visados, pero “con menor volumen”.

Adicionalmente, los ciudadanos bielorrusos, que hasta ahora podían solicitar un permiso de entrada en Estados Unidos desde la capital rusa, deberán desplazarse a partir de ahora a Varsovia, Kiev o Vilna (capitales de Polonia, Ucrania y Lituania, respectivamente).

En este último extremo, el canciller ruso —que hablaba en una rueda de prensa en la capital rusa, Moscú,— ha visto “evidentes tintes políticos”, pero aun y con todo ha asegurado que Rusia “no descargará su enfado con los ciudadanos estadounidenses”, y estudiará la medida estadounidense antes de decidir si toma represalias.

La primera impresión es que los autores de esas decisiones vuelven a intentar provocar descontento de los ciudadanos rusos con la política de las autoridades de Rusia”, ha considerado el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

 

“Si alguien esperaba que el mal ejemplo iba a cundir, estaba equivocado”, ha dicho en referencia al aparente castigo a la población rusa por la reducción del personal estadounidense.

La reducción afecta a 755 personas (casi un 60 por ciento del equipo diplomático y técnico) que deberán abandonar el país antes del 1 de septiembre, pero Moscú había dejado mano libre a Washington para decidir qué puestos mantenía y cuáles no al ajustar su despliegue diplomático y consular en Rusia a las dimensiones del ruso en EE.UU.

Los rusos que deseen viajar a EE.UU., sin embargo, no tendrán ya la opción de tramitar su visado en los consulados de San Petersburgo (oeste), Ekaterimburgo (centro oeste) ni Vladivostok (sureste), teniendo que desplazarse hasta la capital, lo que puede resultar problemático en el país más extenso del mundo, que cruza al menos once husos horarios.

mla/ctl/snr/rba

Comentarios