• El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.
Publicada: jueves, 31 de diciembre de 2015 15:25

El Ministerio ruso de Asuntos Exteriores denunció el miércoles la medida de la Unión Europea (UE) sobre prohibir el suministro de equipos militares a Rusia, un país con intereses estratégicos diversos.

“Una postura similar hacia Rusia contradice no solo al derecho internacional sino a los intereses básicos de desarrollo de los Estados miembros de la UE”, dice la nota de la Cancillería de Rusia.

Una postura similar hacia Rusia contradice no solo al derecho internacional sino a los intereses básicos de desarrollo de los Estados miembros de la UE”, según la nota de la Cancillería rusa.

Esta Cartera manifestó su “incomprensión” en reacción a una resolución del Parlamento Europeo (PE) que llama a reforzar el control sobre la prohibición de suministrarle a Rusia los equipos militares.

El comunicado de la Cancillería rusa acusó a esta institución europea de doble rasero, ya que, a su juicio, “justifica” los suministros militares a Ucrania bajo pretexto de que necesita aumentar su seguridad nacional.

Conforme al Ministerio ruso, este acto del bloque europeo está en contra de varios criterios de la Posición Común de que está vigente el control de las exportaciones de tecnología y equipos militares.

La nota hace referencia a dos normas por las que se puede denegar suministros militares: cuando existe un riesgo de que tal tecnología pueda utilizarse con fines de represión interna y cuando el equipo militar podría provocar o prolongar conflictos armados o las tensiones.

Fuerzas ucranianas durante una operación “antiterrorista” en el este de Ucrania.

 

Rusia y UE viven un momento de elevadas tensiones debido a la situación de Ucrania, donde la crisis de casi 20 meses ha dejado al menos 7962 muertos, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), publicado el pasado 8 de septiembre.

El sangriento conflicto armado empezó en abril de 2014, cuando Kiev lanzó un operativo militar para acallar a los opositores al derrocamiento del entonces presidente, Víctor Yanukóvich, en el este del país europeo que se conoce con el nombre de Donbás.

Los países occidentales acusan a Moscú de brindar apoyo a los independistas de Donbás y lo castigan con una serie de sanciones económicas; el Kremlin, por su parte, al rechazar toda implicación en esta crisis, responde las medidas del Occidente con unas sanciones contra instituciones e individuos.

zss/ktg/hnb

Comentarios