• Restos del avión ruso Airbus-A321, siniestrado en la península egipcia del Sinaí.
Publicada: lunes, 14 de diciembre de 2015 16:42

Las autoridades de Rusia insisten en que fue un atentado terrorista el siniestro del avión ruso Airbus-321 en la península egipcia del Sinaí a finales de octubre.

Lo único que puedo recordar es que nuestros expertos de los servicios secretos llegaron a la conclusión de que fue un atentado terrorista”, ha recalcado este lunes Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin.

Lo único que puedo recordar es que nuestros expertos de los servicios secretos llegaron a la conclusión de que fue un atentado terrorista”, afirma Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin.

Sus comentarios se producen pocas horas después de que Ayman al-Muqadam, jefe del equipo investigador egipcio, haya asegurado que, según un informe preliminar preparado por expertos del equipo, no hay indicios de que un atentado derribara el avión ruso.

Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin.

 

“Por el momento, la comisión de investigación técnica no ha encontrado nada que indique la existencia de una intervención ilegal o de un acto terrorista, y por ello continúa su trabajo”, ha detallado.

Tal y como indican medios locales, las autoridades egipcias siguen barajando la tesis de un accidente, pese a que el Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en ruso), confirmó que el incidente se debió a la explosión de una bomba introducida en el aparato.

La banda takfirí EIIL (Daesh, en árabe) reivindicó la autoría del siniestro el mismo día, 31 de octubre, en que se produjo, y días más tarde precisó que perseguía vengar las operaciones antiterroristas de Rusia en Siria, iniciadas un mes antes en coordinación con el Gobierno sirio.

El siniestro —el más grave de la historia de la aviación rusa— acabó con la vida de los 217 pasajeros y siete tripulantes que viajaban a bordo del avión de la compañía Kogalymavia que recorría la ruta entre Sharm el-Sheij (noreste de Egipto) y San Petersburgo, cuando bordeaba la frontera con la ocupada Palestina.

Devotas ortodoxas cristianas encienden velas en la catedral de San Petersburgo en memoria a las víctimas del siniestro del Airbus A321 ruso en la península egipcia del Sinaí.

 

En otro momento de sus declaraciones, Al-Muqadam ha explicado que la búsqueda de las partes del avión se extendió hasta más de 16 kilómetros del lugar en el que se estrelló el aparato, en el centro de la península del Sinaí.

Ha agregado que los médicos forenses prepararon los informes de identificación de los cadáveres y aportaron detalles sobre el estado de los mismos, lo que ha ayudado en la indagación.

De acuerdo con el responsable egipcio, el nuevo informe de la comisión ha sido entregado a los representantes de los países que participan en las pesquisas y a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

mpv/ctl/nal

Comentarios