• El canciller alemán, Olaf Scholz (dcha.), y el presidente estadounidense, Joe Biden, se reúnen antes de una cumbre del G7 en Bruselas, 24 de marzo de 2022. (Foto: Reuters)
Publicada: miércoles, 23 de noviembre de 2022 0:46
Actualizada: miércoles, 23 de noviembre de 2022 3:30

Un politólogo opina que los mismos países que están combatiendo contra Rusia en Ucrania, están dirigiendo los disturbios y vandalismo en Irán.

Los países occidentales, y en específico Estados Unidos, Francia y Alemania, intensificaron la presión a Irán semanas antes del inicio de los disturbios en este país —a mediados de septiembre—, acusando a Teherán de no estar listo para reactivar el acuerdo nuclear de 2015, acentúa el analista en asuntos políticos, Siavash Falahpur.

Hablando en un programa especial transmitido este martes por el canal libanés Al-Mayadeen, el experto detalla que Estados Unidos y el trío europeo firmante del pacto —el Reino Unido, Francia y Alemania— acusaron a Irán por el impasse en las negociaciones nucleares y lo fustigaron por dar respuesta ilógica a las supuestas propuestas de la Unión Europea para resucitar el acuerdo.

 

De hecho, Falahpur cree que EE.UU. y sus aliados europeos habían estado creando una tensión intencionada con Irán desde varias semanas antes de desatar los disturbios en el país.

“Ahora se ha destapado que el mismo frente que lucha contra Rusia, es decir EE.UU. y la Organización del Tratado del Atlántico Norte [la OTAN], se enfrenta también a Irán”, ha avisado.

El experto ha alabado a las fuerzas de seguridad y la Inteligencia iraníes por frustrar el complejo plan occidental destinado a desestabilizar el país y señalado que la República Islámica está a punto de acabar con los disturbios. 

Ha concluido diciendo que mientras se ha revelado el papel clave que desempeñaron los países europeos en planificar los desmanes, muchos de los partidos políticos y gran parte de la sociedad iraní se oponen a que Teherán siga siendo parte del acuerdo nuclear.

Desde el inicio de los actos vandálicos, instigados y apoyados desde el exterior, Washington ha dicho una y otra vez que el acuerdo nuclear ya no está en su foco de atención, admitiendo que, en cambio, se enfoca en apoyar los disturbios en Irán, y en algunos casos ha revelado su deseo de impulsar un “cambio de régimen” en el país persa.

Muchos analistas políticos opinan que EE.UU., tras el fracaso de su política de ‘presión máxima’ contra Irán, está incitando a disturbios y actos de caos en el país persa para poder conquistar la mesa de negociación e imponer sus condiciones a Teherán.

ftm/mrg