• La gente asiste al funeral de las víctimas del ataque armado en la ciudad de Izeh, 18 de noviembre de 2022. (Foto: IRNA)
Publicada: viernes, 18 de noviembre de 2022 14:33

Un alto comandante del CGRI de Irán dice que los enemigos de la República Islámica han recurrido al infanticidio por temor a la capacidad defensiva del país persa.

El miércoles pasado, los hombres armados en motocicletas dispararon con fusiles contra una multitud en la localidad de Malek Shahr, un suburbio de la ciudad central de Isfahán, dejando dos muertos y ocho heridos, entre civiles y fuerzas populares de seguridad.

Más temprano, en la misma jornada, otro ataque contra los policías y civiles en el mercado central de la ciudad de Izeh, en la provincia de Juzestán (suroeste de Irán), se saldó con la muerte de siete personas, entre ellos un menor de 9 años, llamado Kian Pirfalak.

Hasan Shahvarpur, comandante del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán en la provincia de Juzestán, ha condenado este viernes los ataques perpetrados en dos ciudades iraníes y ha señalado que la muerte de Kian Pirfalak, a mano de los enemigos, es un “crimen imperdonable”.

“Los enemigos, temiendo las capacidades defensivas de Irán, han recurrido a los disturbios, la destrucción, los ataques a los centros religiosos, el incendio de los seminarios y el infanticidio”, ha denunciado en declaraciones durante el masivo funeral de víctimas del atentado de Izeh.

 

Además, ha recordado que estas acciones están en contradicción con las creencias de la población iraní, señalando que la presencia entusiasta de la gente en la misa fúnebre celebrada en Izeh es muestra del fracaso del enemigo.

Los crímenes acaecidos en Izeh e Isfahán se suman a lo ocurrido el pasado 26 de octubre en el santuario de Shah Cheraq en Shiraz (suroeste) y muchos otros que recientemente tratan de desestabilizar el país persa.

Los expertos políticos alertan de un guion preparado con la meta de sirianización de Irán; la nación persa, no obstante, ha mostrado con evidencias que el plan está condenado al fracaso.

nkh/hnb