• El comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de Irán, el general de división Hosein Salami, ofrece un discurso en un acto. (Foto: JAMARAN.IR)
Publicada: sábado, 15 de enero de 2022 14:51
Actualizada: sábado, 15 de enero de 2022 16:35

El jefe del Cuerpo de Guardianes de Irán considera la venganza contra los asesinos del general Qasem Soleimani como una estrategia y un objetivo del país.

En la actualidad, la venganza se ha convertido en una estrategia, un deseo, un ideal y un punto de partida”, señaló el jueves el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de división Hosein Salami en una entrevista con el portal Khamenei.ir.

El comandante iraní aseveró que el asesinato de Soleimani por parte de Estados Unidos provocó una “revolución en los corazones” e impresionó a los jóvenes de manera que su entusiasmo por la batalla contra el enemigo y la ocupación de los arrogantes se ha incrementado.

El alto mando castrense iraní enfatizó que la situación actual muestra que el mártir Soleimani es más peligroso para el enemigo, ya que su martirio creó a millones de seguidores, que “todos ahora hablan de venganza” por este crimen estadounidense. “Esto crearía peligro para el enemigo”, advirtió.

Por la lucha de Soleimani, surgió una nueva Palestina

Además, el general Salami explicó que, gracias a la lucha de Soleimani, Palestina tomó una identidad resistente, brillante y poderosa.

“La batalla de la Espada de Al-Quds, la última guerra entre palestinos y sionistas, mostró que había surgido una nueva Palestina. ¿De dónde vino este poder? Fue el papel de Hach Qasem que transformó el espíritu de la lucha de los palestinos en una estructura de poder”, remarcó.

La verdadera venganza por Soleimani está por venir  

Soleimani, el excomandante de la Fuerza Quds del CGRI, cayó mártir junto con varios de sus compañeros iraníes e iraquíes, incluido Abu Mahdi al-Muhandis, subcomandante de las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) de Irak, en un ataque terrorista con drones perpetrado por EE.UU. el 3 de enero de 2020.

El ataque contra el destacado comandante antiterrorista iraní, que se llevó a cabo a su llegada a Bagdad (la capital iraquí) en una visita oficial, fue ordenado directamente por el entonces presidente estadounidense Donald Trump.

Irán, cumpliendo con su promesa de vengar el asesinato de Soleimani, llevó a cabo varios ataques con misiles, el 8 de enero de 2020, contra dos bases militares que albergaban a las tropas estadounidenses en Irak, incluida la de Ain al-Asad, situada en Al-Anbar. Sin embargo, aseguró que esto no fue la venganza final por el atentado contra su gran estratega y que llegará la represalia en su debido momento.

En un discurso con motivo del 2.º aniversario del asesinato de Soleimani, el presidente persa, Seyed Ebrahim Raisi, pidió procesar a Trump como “agresor principal, asesino y criminal”, y advirtió de que si no hay un juicio justo, será la comunidad islámica la que “sin duda tomará venganza”.

tmv/tqi/rba