• Las ruinas humeantes de Nagasaki, a unos 700 metros del epicentro de la explosión de la bomba atómica lanzada por EE.UU., 10 de agosto de 1945.
Publicada: domingo, 9 de agosto de 2020 17:45
Actualizada: domingo, 9 de agosto de 2020 18:35

Irán denuncia que EE.UU., autor de los ataques atómicos a Hiroshima y Nagasaki (Japón), en lugar de responder, afirma enfrentar las armas de destrucción masiva.

“Tal vez un evento nunca suceda una única vez”. Esta frase pertenece al autor estadounidense William Faulkner y ha sido recogida este domingo por el portavoz de la Cancillería de Irán, Seyed Abás Musavi, en su cuenta de la red social Twitter, para conmemorar el 75.º aniversario del bombardeo lanzado por EE.UU. sobre la ciudad japonesa de Nagasaki.

El bombardeo de Nagasaki, ciudad ubicada en la costa de Kyushu (suroeste), se produjo el 9 de agosto de 1945, tres días después de que EE.UU. lanzara una bomba nuclear contra la ciudad occidental de Hiroshima. Estos bombardeos estadounidenses acabaron con la vida de cerca de 300 000 personas.

No obstante, ha añadido Musavi, “una o más veces, el bombardeo atómico ocurrió más de una vez. Los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki aún perduran en la memoria de la gente de Japón y del mundo. [Esto mientras que] el autor de ambos es el Gobierno [de EE.UU.] que, en lugar de responder, reclama ser el único en enfrentar las armas de destrucción masiva”.

 

Al respecto, esta misma jornada, el alcalde de Nagasaki, Tomihisa Taue, ha expresado su preocupación por el hecho de que, en los últimos años, los Estados nucleares hayan dejado de lado todos los esfuerzos encaminados al desarme y ha instado a los líderes mundiales a hacer más por prohibir las armas nucleares.

Sin embargo, 75 años después de esta catástrofe, EE.UU. sigue sin pedir perdón a Japón y a las víctimas por esta atrocidad histórica. Además, es el único país del mundo que ha utilizado bombas atómicas y sigue aumentando sus arsenales nucleares.

Por su parte, la República Islámica de Irán pide una cooperación internacional para poner fin al almacenamiento y uso de las armas atómicas en el mundo, además de exigir que se respete el derecho de los países a usar la energía nuclear con fines pacíficos.

mrp/anz/myd/hnb