• El director del Departamento de Asuntos Exteriores de Irán para América, Mohsen Baharvand.
Publicada: miércoles, 26 de febrero de 2020 18:03
Actualizada: miércoles, 26 de febrero de 2020 18:43

Irán carga contra unas declaraciones del canciller saudí, Faisal bin Farhan Al Saud, y dice que Riad no tiene derecho de tratar a la gente como quiere.

El director del Departamento de Asuntos Exteriores de Irán para América, Mohsen Baharvand, ha reaccionado este miércoles a las afirmaciones del ministro saudí de Exteriores, quien acusó el viernes a Teherán de intervenir en asuntos de otros Estados, en particular Yemen, país que sufre desde marzo de 2015 las consecuencias de una guerra lanzada por Arabia Saudí y sus aliados.

“No culpes a otros de tus propios errores (…) No tienes derecho de tratar a los pueblos de la región como quieres y esperar que no te respondan”, ha sostenido Baharvand en su discurso en la Conferencia de Desarme en Ginebra (Suiza).

Arabia Saudí fue quien inició la guerra en Yemen y todavía la continúa, ha denunciado el funcionario persa para luego enfatizar que la República Islámica siempre ha expresado su apoyo a negociaciones que pongan fin al conflicto saudí-yemení.

 

EE.UU. viola resoluciones del Consejo de Seguridad

En otro momento de sus declaraciones, Baharvand ha criticado las políticas unilaterales de EE.UU. y su negativa a cumplir con sus promesas estipuladas en el acuerdo nuclear suscrito en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 —formado entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—, del que se salió el país norteamericano en mayo de 2018.

De igual modo, ha acusado a Washington de violar la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), que confirma el citado convenio —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)— y de obligar a Europa a seguir sus pasos.

“EE.UU. es un país miembro del Consejo de Seguridad que viola su resolución, obliga a otros a violarla y critica a Irán por no cumplirla”, ha afirmado.

La República Islámica, al ver que el resto de firmantes no conseguía contrarrestar las medidas coercitivas de EE.UU., comenzó en mayo pasado a recortar gradualmente sus compromisos. De hecho, acusa a las potencias europeas de pasividad y de seguir los dictados de la Casa Blanca.

ftn/ncl/rba

Comentarios