• El presidente de EE.UU., Donald Trump (izda.), y el premier israelí, Benjamín Netanyahu, en la Casa Blanca, 27 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 27 de enero de 2020 23:38
Actualizada: martes, 28 de enero de 2020 3:31

Irán indica que EE.UU. y el régimen israelí fracasaron en su intento de reforzarse en la región con el asesinato del teniente general Soleimani.

El jefe del servicio de inteligencia del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el hoyatoleslam Hosein Taeb, denunció el lunes que EE.UU. e Israel diseñaron el asesinato del comandante de la Fuerza Quds del CGRI, el teniente general Qasem Soleimani, para fortalecer su presencia en el oeste de Asia.

“Los enemigos (…) están haciendo todo lo posible para sobrevivir (…) pero deben darse cuenta de que el martirio de Qasem Soleimani no es el factor para que logren sus objetivos, porque el legado de este gran mártir continuará”, enfatizó.

También subrayó que el camino elegido por el presidente de EE.UU., Donald Trump, es el camino que acelerará el colapso del país norteamericano. Los estadounidenses hacen cualquier cosa para su supervivencia, sin embargo, Trump corre todos los riesgos y es “un elemento terrorista y terrorífico” que llevará a su país al derrocamiento, agregó.

 

Taeb se refirió asimismo a las masivas marchas en Irak contra la presencia militar de EE.UU. en este país árabe y afirmó que los enemigos “trataron de censurar este evento para contrarrestarlo”.

La retirada de EE.UU. de Irak se ha convertido en el principal punto de la agenda política del país árabe, sobre todo tras el asesinato, el 3 de enero, por Washington, del teniente general Qasem Soleimani, del subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, y de otros militares iraníes e iraquíes en Bagdad (capital iraquí).

De hecho, la eliminación del comandante persa fue la gota que colmó el vaso y aceleró el proceso de la expulsión de las fuerzas estadounidenses del territorio iraquí.

Varios analistas y observadores consideran que la gran movilización del pueblo iraquí supone una derrota para EE.UU. y una advertencia contra sus políticas injerencistas.

ftn/lvs/mrz/hnb

Comentarios