• Los dolientes iraníes levantan una foto del comandante martirizado Qasem Soleimani durante una procesión fúnebre en Teherán, 6 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 21 de enero de 2020 18:25
Actualizada: miércoles, 22 de enero de 2020 3:38

Hasan Rohani afirma que la masiva presencia del pueblo iraní en el funeral del martirizado general Soleimani anuló plan de EE.UU. para dividir lazos Irán-Irak.

La multitudinaria asistencia en las ceremonias de luto en diferentes partes de Irán y en las ciudades iraquíes de Bagdad (capital), Nayaf y Karbala hizo que Estados Unidos no logre obtener el respaldo ni siquiera de sus aliados tras el asesinato del general Soleimani”, ha indicado este martes el presidente iraní.

Rohani ha declarado que ciertos líderes de los países europeos lamentaron en sus llamadas telefónicas el crimen que cometió Washington y consideraron su acción como un peligro para la región del oeste de Asia.

El jefe del Gobierno iraní ha destacado la reacción de la opinión pública del mundo y la clase élite de la comunidad islámica y en particular, la de los países vecinos, ante el “asesinato cobarde” del comandante de la Fuerza Quds, del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), por los esfuerzos que el teniente general Qasem Soleimani había hecho en la lucha contra el terrorismo en la zona.

“El Frente de la Resistencia se hizo muy fuerte”, ha agregado Rohani subrayando el papel que desempeñó el notable estratega militar iraní para garantizar la estabilidad de la región.

EE.UU. asesinó la madrugada del 3 de enero al general Soleimani y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Mohandes, y sus compañeros en un bombardeo cerca de la terminal de carga del aeropuerto internacional Muhamad Alaa en Bagdad, capital iraquí.

Soleimani desempeñó un papel relevante en los duros combates en Irak y Siria contra los grupos terroristas, muchos de ellos respaldados por el régimen israelí, países occidentales y ciertas monarquías árabes, razón por la cual había recibido varias amenazas de muerte, en concreto, desde el servicio de inteligencia de Israel (el Mossad).

El glorioso y multitudinario funeral del general Qasem Soleimani en Irán e Irak resonó en todo el mundo, convirtiéndose en titular de varios medios de comunicación.

El Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, que en diferentes ocasiones ha descrito a Irán e Irak como dos naciones inseparables y ligadas por creencias comunes religiosas, insiste en que la mezcla de la sangre pura de estos dos mártires fortalecerá sin duda alguna la unidad de las dos naciones, lo que no interesa para nada a ciertos países regionales y occidentales.

msm/lvs/tmv/rba