• El vicepresidente primero de Irán, Eshaq Yahangir, en un evento en Teherán, capital persa, 11 de julio de 2019. (Foto: FARS)
Publicada: jueves, 11 de julio de 2019 10:41

La existencia de Israel depende de la inseguridad en Oriente Medio, por ello su aliado, EE.UU., se esfuerza por desestabilizar la zona, indica un cargo iraní.

“La estrategia de EE.UU. consiste en crear tensiones en la región. Los estadounidenses buscan desestabilizar la región del Golfo Pérsico y Oriente Medio, dado que Israel no puede sobrevivir sino en un ambiente inseguro”, ha señalado el vicepresidente primero de Irán, Eshaq Yahangir, en un evento celebrado este jueves en el Ministerio del Interior en Teherán (capital).

Al respecto, ha enfatizado que la República Islámica siempre ha fomentado la seguridad en la región y seguirá utilizando su poder para contrarrestar los actos desestabilizadores de los enemigos tanto en Oriente Medio como en el Golfo Pérsico.

LEER MÁS: Irán: Huellas de EEUU están en todas las crisis de la región

Yahangir también ha alabado el continuo fracaso de Washington en sus planes para provocar inseguridad en la zona de oeste de Asia.

La estrategia de EE.UU. consiste en crear tensiones en la región. Los estadounidenses buscan desestabilizar la región del Golfo Pérsico y Oriente Medio, dado que Israel no puede sobrevivir sino en un ambiente inseguro”, afirma el vicepresidente primero de Irán, Eshaq Yahangir.

Ante estos fracasos, el funcionario iraní advierte de que Washington tiene otra estrategia en el ámbito económico y está dirigida contra Irán.

En el marco de la misma estrategia, ha proseguido Yahangiri, Estados Unidos salió unilateralmente del acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 —entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania— y reanudó todas las sanciones a Teherán que habían sido levantadas en virtud del mismo pacto.

LEER MÁS: Zarif: No habrá un acuerdo mejor del que salió Trump con estupidez

Sin embargo, el vicepresidente iraní ha dicho que Teherán ha adoptado medidas oportunas que han evitado hasta cierto punto que la economía iraní se vea afectada por las medidas hostiles de la Administración norteamericana, presidida por Donald Trump.

Después de la retirada de Washington del pacto nuclear, Irán dio el pasado mayo un plazo de 60 días a Europa para cumplir con los compromisos asumidos bajo el acuerdo nuclear y tomar medidas prácticas para compensar la medida norteamericana.

El 7 de julio, cuando expiró el mencionado plazo Teherán, como había anunciado con anterioridad, aumentó el nivel límite de enriquecimiento de uranio del 3,67 por ciento, determinado en el convenio multilateral, al considerar insuficientes las medidas de Europa, pues no cumplían con sus expectativas. A continuación, Teherán planea completar la construcción del reactor de agua pesada de Arak.

Además, la República Islámica ha prometido dar “con mayor firmeza” el tercer paso sobre el acuerdo nuclear, si el resto de signatarios sigue sin poner en práctica sus compromisos asumidos en dicho pacto —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)—.

fdd/ncl/msm/hnb

Comentarios