• Miembros del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán en un desfile militar, Teherán, 22 de septiembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 8 de abril de 2019 20:41
Actualizada: martes, 9 de abril de 2019 2:36

EE.UU. incluye al CGRI en su lista de organizaciones terroristas. Irán a su vez, toma una medida recíproca y designa como terroristas a las fuerzas del Centcom.

El Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán emite una declaración en la que responde simétricamente a la medida de EE.UU. contra el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI).

A continuación, el texto completo de la declaración:

El Consejo Supremo de Seguridad Nacional de la República Islámica de Irán, al condenar rotundamente la medida ilegal y peligrosa del régimen de los Estados Unidos de América de incluir al CGRI en la lista de organizaciones terroristas extranjeras, considera que esta acción infundada constituye un enorme peligro para la paz y seguridad regional e internacional, además de violar claramente las normas que rigen el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas.

El CGRI, en contraposición a EE.UU. y sus aliados regionales, que siempre han brindado apoyo a los grupos extremistas y terroristas en la región del oeste de Asia, ha estado permanentemente en la primera línea de la lucha contra el terrorismo y el extremismo en la zona, y el papel de esta fuerza sacrificada y revolucionaria frente a Al-Qaeda, Daesh, Al-Nusra y otras bandas terroristas en la región siempre ha sido apreciado por los pueblos y gobiernos afectados.

La República Islámica de Irán, en respuesta a la medida ilegal e irracional de EE.UU., anuncia que considera un “Estado patrocinador del terrorismo” al régimen de los Estados Unidos de América y un "grupo terrorista" al Mando Central de los Estados Unidos, conocido como Centcom, y todas sus fuerzas asociadas. Este Mando es responsable de la ejecución de las políticas terroristas del Gobierno estadounidense y sus objetivos hostiles contra la región del oeste de Asia, que han puesto en peligro la seguridad de la República Islámica de Irán y la vida de personas inocentes, iraníes y no iraníes. El ataque salvaje e intencionado contra un avión iraní de pasajeros en 1988, y la colaboración en la masacre del pueblo yemení y otros civiles en el oeste de Asia, son parte de estas medidas.

Resulta obvio que el régimen de los Estados Unidos de América debe asumir todas las responsabilidades peligrosas de su acción aventurista.

Comentarios