• El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, habla en un acto en Nueva Delhi (capital india), 8 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 6 de febrero de 2019 23:08
Actualizada: jueves, 7 de febrero de 2019 3:23

El canciller de Irán afirma que Teherán se opone a una operación militar turca en el norte de Siria, pues no se puede ‘reemplazar a un ocupante con otro’.

“No se puede reemplazar a un ocupante con otro, pero las fuerzas sirias que poseen la tierra deben liberarla y ejercer su soberanía”, ha recalcado este miércoles Mohamad Yavad Zarif.

En una entrevista concedida a la agencia de noticias Russia Today (RT), Zarif ha puesto de manifiesto que la única manera de mantener la seguridad en Siria es a través del despliegue del Ejército sirio en el norte del país, en la frontera con Turquía.

“La única manera de restablecer la seguridad y la estabilidad en Siria y eliminar las preocupaciones legítimas de Ankara por proteger su tierra frente al terrorismo es el despliegue de las fuerzas sirias en la frontera entre ambos países”, ha insistido.

No se puede reemplazar a un ocupante con otro, pero las fuerzas sirias que poseen la tierra deben liberarla y ejercer su soberanía”, declara el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, en rechazo a una posible operación militar turca en el norte de Siria.

 

El ministro iraní de Exteriores ha ratificado, asimismo, la disposición de la República Islámica, así como de Rusia, a apoyar a Damasco y Ankara para encontrar una solución pacífica.

“Las relaciones entre Ankara y Damasco benefician a la región, y si ambas partes nos lo piden, estamos listos para desempeñar un papel mediador”, ha agregado el jefe de la Diplomacia persa.

El martes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, volvió a amenazar con atacar la ciudad de Manbij, en el norte de Siria, si EE.UU. no pone fin a su apoyo a las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) —consideradas terroristas por Ankara— y no cumple su promesa de replegarlas de esa localidad siria. 

Las YPG, apoyadas por Washington, controlan las zonas norteñas de Siria. Ankara considera a esta milicia kurda un grupo vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por siglas en kurdo), al que cataloga de organización terrorista.

Turquía ya ha lanzado dos operaciones en el norte de Siria desde 2016, pese a no contar con el consentimiento de Damasco para ello. La última, iniciada a principios de 2018, permitió a Turquía y a los insurgentes que tiene por aliados apoderarse de Afrin, en el norte de Alepo, y de uno de los tres cantones de la región federal autoproclamada por las fuerzas kurdas en 2016.

fmk/anz/ftn/rba

Comentarios