• El director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo del Discernimiento del Sistema de Irán, Ali Akbar Velayati.
Publicada: lunes, 27 de julio de 2015 10:02
Actualizada: lunes, 27 de julio de 2015 10:25

Un alto funcionario iraní ha cuestionado la medida de ciertos países occidentales de dividir los grupos terroristas en “moderados” y “extremistas”, y cree que se trata de un plan que busca garantizar la presencia de bandas extremistas y takfiríes en la región.

“Ciertos Gobiernos occidentales, los Estados árabes reaccionarios de la región y EE.UU., han dividido los grupos terroristas en moderados y extremistas, ridícula medida, ya que un terrorista de cualquiera forma es un terrorista y no hay diferencia entre ellos”, ha dicho el director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo del Discernimiento del Sistema de la República Islámica de Irán, Ali Akbar Velayati.

Ciertos Gobiernos occidentales, los Estados árabes reaccionarios de la región y EE.UU., han dividido los grupos terroristas en moderados y extremistas, ridícula medida, ya que un terrorista de cualquiera forma es un terrorista y no hay diferencia entre ellos”, ha dicho el director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo del Discernimiento del Sistema de Irán, Ali Akbar Velayati

El funcionario persa durante un encuentro efectuado este lunes con el embajador ruso en Teherán, capital iraní, Levan Jagarian, ha asegurado que con esta medida los tutores del terrorismo buscan justificar la supuesta lucha que llevan a cabo contra un grupo terrorista y el apoyo que brindan a otros.

“Además de EIIL (Daesh, en árabe) que cuenta con el amplio respaldo del régimen de Israel, EE.UU. y ciertos Estados regionales, hay que combatir de cualquier forma el extremismo y cualquier grupo terrorista”, ha dicho Velayati.

Ha destacado el apoyo legal proporcionado por Irán y Rusia a Irak, Siria y Yemen en su lucha contra el terrorismo, y ha denunciado que hay países en la zona que equipan, entrenan y envían terroristas a la región sin ningún permiso legal.

Ha confiado en que Irán y Rusia pueden mantener una cooperación seria en la solución de los problemas regionales e internacionales, entre ellos la lucha contra el terrorismo.

Integrantes del autodenominado Ejército Libre Sirio (ELS) en Siria.

 

Turquía, Arabia Saudí, y Catar, constituyen los principales patrocinadores del terrorismo en la región. De acuerdo con informes de inteligencia, dichos países colaborando con sus aliados occidentales entre ellos EE.UU. y el Reino Unido, han entrenado y enviado terroristas o lo que consideran “rebeldes moderados” a Siria, donde operan contra el Gobierno y la nación sirios.

A mediados de febrero, Estados Unidos y Turquía llegaron a un acuerdo para entrenar y equipar en suelo turco a miembros de la llamada “oposición moderada” de Siria.

Arabia Saudí y Catar, además de Turquía, se han ofrecido a albergar en sus respectivos territorios los campos de entrenamiento de unos 5400 miembros del autodenominado Ejército Libre Sirio (ELS), al que EE.UU. califica de oposición "moderada" y Damasco de "terrorista", durante el primer año.

El canciller sirio, Walid al-Moallem, había arremetido contra quienes dividen los terroristas en moderados y extremistas, insistiendo en que “cualquier parte o persona en Siria que se levante en armas contra el Estado y el Ejército (sirios) y asesine a ciudadanos inocentes es terrorista”.

Pese a las alegaciones del Occidente y sus aliados regionales, buena parte de los llamados “rebeldes moderados” se unen a grupos extremistas como Daesh tras haber sido entrenados por los patrocinadores del terrorismo.

ftm/ktg/msf