• El portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, asiste a una rueda de prensa semanal en Teherán, la capital persa.
Publicada: viernes, 5 de octubre de 2018 23:25

Irán advierte de “consecuencias” al régimen “racista, agresor y adverso” de Israel por los insultos de su presidente, Reuven Rivlin, al pueblo iraní.

“Es una vergüenza que los funcionarios de un régimen, cuya existencia se caracteriza por la brutalidad, la agresión, la malicia y el engaño, se dirijan al pueblo valiente, rico, culto y civilizado de Irán de manera tan insultante”, ha denunciado este viernes el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.

El mandatario israelí aprovechó una reunión mantenida el jueves con la canciller alemana, Angela Merkel, para instarla a unirse a Estados Unidos e imponer sanciones económicas a Ia República Islámica de Irán.

“Desde nuestro punto de vista, ahora es el momento de unirse a las sanciones efectivas contra Irán y no evadirlas”, adujo Rivlin. “La bestia iraní debe estar muerta de hambre y no ser alimentada. Esa es la única manera de garantizar la estabilidad del mundo”, agregó el dirigente israelí.

Qasemi ha dicho que los “irreflexivos” comentarios lanzados “sin vergüenza” por Rivlin desvelaron la hipocresía de Israel en torno a la nación iraní y mostraron la profunda hostilidad del “régimen sionista” hacia el pueblo persa.

El vocero de Exteriores de Irán ha agregado que la gran y educada nación iraní respeta la dignidad y los derechos de la comunidad judía y hace una distinción entre los seguidores de esta religión y el “régimen fascista y racista que domina las tierras ocupadas” palestinas.

Es una vergüenza que los funcionarios de un régimen, cuya existencia se caracteriza por la brutalidad, la agresión, la malicia y el engaño, se dirijan al pueblo valiente, rico, culto y civilizado de Irán de manera tan insultante”, ha denunciado el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, en alusión a los comentarios insultantes del presidente israelí, Reuven Rivlin, hacia la nación persa.

 

“Advertimos de consecuencias a los funcionarios racistas, narcisistas y groseros de Israel por sus declaraciones imprudentes sobre la nación iraní”, ha recalcado el portavoz de la Cancillería persa.

Israel fue uno de muy pocos aliados de EE.UU. que saludó la decisión de Washington de salirse del acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), y la política estadounidense de crear presión sobre Teherán.

Israel y EE.UU. han recurrido desesperadamente a los embargos económicos para conseguir un cambio del sistema político en Irán y sumergir el país persa en disturbios internos.

ftm/ncl/mjs

Comentarios