• El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif en Teherán en la Conferencia Internacional de Seguridad para el oeste de Asia, Teherán, 8 de enero de 2018.
Publicada: lunes, 8 de enero de 2018 8:54

Teherán advierte del surgimiento y la propagación de extremismo en nuevas aérea del mundo, pese a su erradicación relativa en Irak y Siria, mientras la ‘destructiva’ política de EE.UU. en el suroeste de Asia ha empeorado la crisis de la región.

“Mantener la lucha contra los residuos de la peligrosa ideología de EIIL (Daesh, en árabe) en Irak y Siria, impedir la penetración y propagación del extremismo en nuevas zonas y cortar sus fuentes de financiación deben seguir siendo una prioridad”, ha indicado el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, en Teherán en la Conferencia Internacional de Seguridad para el oeste de Asia.

En este evento, celebrado este lunes por segundo año consecutivo en la capital iraní, el jefe de la Diplomacia persa ha recalcado que pese al desmantelamiento del denominado “califato” de Daesh en los mencionados países árabes y la restauración de un nuevo régimen de seguridad en la región, la organización terrorista, así como otras, sigue activa en Afganistán y en el norte de África.

Además, en los momentos en que la región se encuentra en su peor momento, las injerencias y una política “destructiva” de Washington ha complicado la situación, ha enfatizado Zarif.

“Estados Unidos sigue haciendo caso omiso a la realidad de la región e insiste en seguir adelante con sus política destructiva y provocativa, al mantener su ilegal presencia militar en Siria”, ha lamentado.

Mantener la lucha contra los residuos de la peligrosa ideología de EIIL (Daesh, en árabe) en Irak y Siria, impedir la penetración y propagación del extremismo en nuevas zonas y cortar sus fuentes de financiación deben seguir siendo una prioridad”, ha indicado el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif.

 

Entre otros proyectos de la Casa Blanca, Zarif ha recordado la legalización de la ocupación israelí, regalando la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) como “capital” de un Israel sin tierra.

Al juicio del alto diplomático iraní, esta medida implica una “evidente enemistad” con el Islam y los Gobiernos islámicos, además de allanar el camino para el extremismo y el terrorismo.

Zarif ha destacado asimismo que ningún país puede obtener seguridad creando inseguridad en los países vecinos, a la vez que ha considerado que las bases de una “interacción constructiva” a nivel internacional son el diálogo, la cooperación y el mutuo respeto.

ask/mla/mkh

Commentarios