• Los recién llegados refugiados rohingyas descansan en la carretera después de huir a Bangladés de Myanmar, 6 de septiembre de 2017.
Publicada: miércoles, 6 de septiembre de 2017 17:55
Actualizada: jueves, 7 de septiembre de 2017 2:29

El Parlamento iraní condena la ‘masacre sistemática’ de los musulmanes rohingyas de Myanmar y llama a la ONU a investigar este ‘desastre humanitario’.

“Estos dolorosos incidentes —el genocidio, la represión y el desplazamiento forzoso de decenas de miles de los musulmanes rohingyas— hieren el espíritu del ser humano. Las escalofriantes imágenes de las matanzas diarias y sistemáticas de mujeres, niños y ancianos indefensos muestran una inmensa catástrofe humanitaria produciéndose en el mundo actual”, reza un comunicado emitido este miércoles por el presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), Ali Lariyani.

El legislador persa denuncia en el texto como “desastroso” el silencio de algunos Estados y organizaciones internacionales ante estos “horribles eventos, con la violación de los derechos humanos y el genocidio de los musulmanes de Myanmar” (Birmania).

Lariyani insta en este contexto a todos los Gobiernos y organismos regionales e internacionales, incluidas la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a “actuar en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones internacionales, evitar los dobles raseros en materia de derechos humanos y apoyar a los musulmanes rohingyas”.

Asimismo, el presidente del Parlamento iraní enfatiza la necesidad de enviar cuanto antes a la zona un “comité de investigación de la ONU para evaluar la situación y enviar ayuda humanitaria” a los refugiados rohingyas.

Estos dolorosos incidentes —el genocidio, la represión y el desplazamiento forzoso de decenas de miles de los musulmanes rohingyas— hieren el espíritu del ser humano. Las escalofriantes imágenes de las matanzas diarias y sistemáticas de mujeres, niños y ancianos indefensos muestran una inmensa catástrofe humanitaria produciéndose en el mundo actual”, reza un comunicado emitido por el presidente del Parlamento iraní, Ali Lariyani.

 

En los últimos días, las autoridades birmanas han lanzado una fuerte oleada de represión contra la minoría musulmana rohingya, masacrando a gran número de ellos y quemando sus casas. Se calcula que entre 200.000 y 500.000 refugiados rohingyas viven actualmente en condiciones precarias, la mayoría en campamentos miserables y superpoblados.

Los incesantes ataques brutales y las duras condiciones de vida han obligado a esta población a abandonar sus casas y buscar refugio en el vecino Bangladés. Informes oficiales indican que más de 400 refugiados han perdido la vida y otros cientos han resultado heridos en la ola de violencia.

ftm/mla/mnz/hnb

Comentarios