• El ministro iraní de Defensa, Husein Dehqan, habla ante los medios de comunicación iraníes.
Publicada: jueves, 25 de mayo de 2017 21:36

Un alto mando castrense iraní dice que a ‘los poderosos’ y al sionismo mundial no les importa los derechos humanos, sino sus intereses.

“La prioridad son sus intereses. Todos los poderosos están dispuestos a violar los derechos humanos en otros países para impulsar sus intereses”, ha denunciado hoy jueves el ministro iraní de Defensa, Husein Dehqan.

Como muestra de ello, Dehqan ha señalado la pasividad de las potencias mundiales ante las atrocidades cometidas por Arabia Saudí en sus ataques a Yemen, pretextando además precisamente la protección de los derechos humanos.

Los aviones de combate de Arabia Saudí y sus aliados bombardean desde hace dos años mercados abarrotados y funerales, mutilando a incontables niños y atacando botes llenos de refugiados, en muchos casos usando armas fabricadas por EE.UU. para estos ataques ilegales.

Riad trata en realidad con sus bombardeos de restaurar en el poder al expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi para imponer sus intereses en la región y acabar con la supuesta ‘amenaza’ que supondría el movimiento popular yemení Ansarolá, que lucha contra los terroristas de Al-Qaeda en la zona. Las ambiciones de la monarquía saudí han dejado ya 12 mil civiles muertos en Yemen.

De la crítica de Arabia Saudí, el militar de alto rango iraní ha pasado a repasar los actuales avatares de Baréin, donde la represión de los manifestantes por los Al Jalifa es otro ejemplo de la violación de los derechos humanos. “Cuando una persona quiere proteger los derechos del pueblo bareiní, lo reprimen”, ha dicho Dehqan.

La prioridad son sus intereses. Todos los poderosos están dispuestos a violar los derechos humanos en otros países para impulsar sus intereses”, afirma el ministro iraní de Defensa, Husein Dehqan.

Las fuerzas del régimen de los Al Jalifa, equipadas con un gran número de vehículos blindados, allanaron el martes la residencia del sheij Isa Ahmad Qasem, líder opositor chií, mataron a dos opositores y arrestaron a todos aquellos que se hallaban en el interior de la vivienda.

Baréin es escenario de masivas protestas después de que un tribunal condenara el domingo al sheij Qasem a un año de cárcel por “recogida de fondos ilegales y lavado de dinero”. Los cargos proceden de la recolección de una donación islámica, llamada jums (“un quinto”, en árabe), que en el Islam chií es recogida por los clérigos de alto rango, que la redistribuyen entre los más necesitados.

alg/mla/fdd/nal

Comentarios