• Una sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).
Publicada: martes, 20 de diciembre de 2016 19:02

Teherán rechaza, en duros términos, la aprobación por parte de la ONU de una reciente resolución en contra de la situación de los derechos humanos en Irán.

“Condenamos la aprobación de tales resoluciones, que se ratifican en contra de Irán de manera poco realista, y se basan en la política de doble rasero de los Gobiernos occidentales”, ha afirmado este martes el portavoz del Ministerio iraní de Exteriores, Bahram Qasemi.

Con 85 votos a favor, 35 en contra y 63 abstenciones, la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) aprobó el lunes un proyecto de resolución, impulsado por Canadá, para criticar la actual situación de los derechos humanos en el país persa.

Condenamos la aprobación de tales resoluciones, que se ratifican en contra de Irán de manera poco realista, y se basan en la política de doble rasero de los Gobiernos occidentales”, afirma el portavoz del Ministerio iraní de Exteriores, Bahram Qasemi.

Mientras el Occidente acusa a Teherán de no respetar las normas prociudadanía, las autoridades iraníes siempre han denunciado tales acusaciones sin fundamento, por más que “se enmarquen en un enfoque totalmente tendencioso y político”, según Qasemi.

 

El diplomático ha enfatizado, además, que su país descarta “el uso instrumental y político de los derechos humanos” por parte de ciertos mecanismos y “cree profundamente que esa postura y dichas decisiones no tendrán otro resultado que victimizar los derechos humanos”.

Asimismo, acarreará “la falta de confianza de la opinión pública internacional en los mecanismos internacionales de derechos humanos”, ha advertido el portavoz, a cuyo juicio la última resolución de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) está “muy lejos de las realidades de Irán”.

“Manifestamos nuestro firme rechazo y denuncia a cualquier plan o intento de manipulación política de los derechos humanos por parte de los países occidentales contra las naciones independientes del mundo”, ha reiterado el portavoz de la Cancillería persa.

La nueva resolución antiraní fue aprobada el mismo día en el que el presidente de Irán, Hasan Rohani, presentó la Carta de Derechos Civiles, destinada a garantizar, entre otras cuestiones, la libertad de expresión y de manifestación, el derecho a la vida privada o a tener un juicio justo.

mpv/anz/snr/rba

Comentarios