• El portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, durante una rueda de prensa en Teherán (capital de Irán), 16 de noviembre de 2016.
Publicada: lunes, 12 de diciembre de 2016 0:06

Las afirmaciones de Riad y Londres contra la República Islámica de Irán son un intento para encubrir su ‘papel destructivo’ en apoyo al terrorismo takfirí.

Así ha anunciado este domingo el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, y se ha referido a los comentarios antiraníes de los cancilleres de Arabia Saudí y el Reino Unido, Adel al-Yubeir y Boris Johnson, respectivamente, que durante una conferencia de prensa conjunta, celebrada la misma jornada en Riad (capital saudí), han expresado su "preocupación" sobre presuntas intervenciones de Teherán en los asuntos internos de los países de la región.

Qasemi ha dicho que Al-Yubeir y Johnson han realizado tales alegaciones “sin fundamento” con la intención de tapar el “papel destructivo” de sus países en apoyo al terrorismo takfirí, así como sus numerosos crímenes contra la humanidad en la guerra contra el pueblo yemení.

No hay duda de que a pesar de la oposición de la opinión pública mundial y las protestas de personas conscientes en todo el mundo contra el suministro de armas del Reino Unido para su uso en la guerra contra el pueblo yemení, las autoridades de Londres insisten en la venta y el envío de armas mortales a los países implicados en la agresión contra Yemen y los partidarios de los terroristas”, dice el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.

“No hay duda de que a pesar de la oposición de la opinión pública mundial y las protestas de personas conscientes en todo el mundo contra el suministro de armas por parte del Reino Unido para su uso en la guerra contra el pueblo yemení, las autoridades de Londres insisten en la venta y el envío de armas mortales a los países implicados en la agresión contra Yemen y los partidarios de los terroristas”, ha afirmado Qasemi.

El Reino Unido es criticado por ser un suministrador de armas de primer orden a Arabia Saudí, sobre todo en momentos en los que la monarquía saudí está implicada, desde marzo de 2015, en una campaña de bombardeos contra su vecino yemení, donde sus ataques han dejado 7 mil muertos y 36 mil heridos, además de provocar una situación humanitaria terrible en el país más pobre del mundo árabe.

El vocero persa también ha rechazado las declaraciones de Al-Yubeir sobre el apoyo de Irán al grupo terrorista Al-Qaeda y ha recalcado que Teherán persigue estrategias de seguridad independientes y no tiene conexión alguna con las ideologías extremistas, dos puntos importantes que el reino árabe sufre su falta, ha añadido.

Las alegaciones sin sentido de ambas autoridades contra el país persa se producen mientras la semana pasada, el canciller británico acusó a Arabia Saudí de “abusar del Islam”, y de este modo violó la política de Londres de no criticar a los aliados en público.

ftn/rha/ask/rba

Comentarios