• El presidente del Parlamento iraní, Ali Lariyani, durante una reunión con las autoridades persas en Teherán, 2 de abril de 2016.
Publicada: sábado, 2 de abril de 2016 22:45
Actualizada: lunes, 4 de abril de 2016 4:03

El presidente del Parlamento iraní, Ali Lariyani, al recalcar la importancia de ser vigilantes ante los movimientos de EE.UU., dice que este siempre busca pretextos para imponer sanciones contra Irán.

“Los mismos países que crearon obstáculos para la República Islámica de Irán pueden (…) imponer nuevas sanciones a través de otras vías. Por lo tanto, tales medidas y cuestiones deben ser monitoreadas atentamente”, ha manifestado este sábado el presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) durante una reunión en Teherán, capital iraní, con las autoridades del país.

Occidente intenta seguir el aventurerismo en las circunstancias actuales, ha advertido Lariyani antes de hacer hincapié en la necesidad de solidaridad y resistencia por parte de lrán para hacer frente a esas actuaciones.

Los mismos países que crearon obstáculos para la República Islámica de Irán pueden (…) imponer nuevas sanciones a través de otras vías. Por lo tanto, tales medidas y cuestiones deben ser monitoreadas atentamente”, ha dicho el presidente en funciones del Parlamento iraní, Ali Lariyani.

Por otro lado, desestima las afirmaciones de los países occidentales, entre ellos EE.UU., sobre el programa de misiles de Teherán y agrega, además, que sus palabras carecen de valor legal y sólo son una parte de una maniobra propagandística.

De igual manera, pone énfasis en que ninguno de los misiles balísticos producidos por Irán ha sido diseñado para llevar ojivas nucleares y, continúa, las reclamaciones de los referidos países muestran que ellos buscan nuevos pretextos. 

Las declaraciones del alto cargo iraní se producen después de que Washington y algunos de sus aliados europeos calificaran las recientes pruebas de misiles de Irán de violación de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), y abogaran por nuevas sanciones contra Teherán.

Frente a las acusaciones estadounidenses, Irán, recurrentemente, ha garantizado que su capacidad defensiva no constituye en absoluto una amenaza regional, y que sirve para preservar la soberanía y la integridad territorial del país. Según el Gobierno iraní, esos misiles son armas convencionales de legítima defensa.

Asimismo, las autoridades iraníes, en reiteradas ocasiones, han remarcado que los misiles balísticos que se están desarrollando en el país no caen dentro de las restricciones impuestas por la resolución del CSNU ya que no están diseñados para lanzar ojivas nucleares.

ftn/ktg/nal

Comentarios