• Castillo alza la voz: Nosotros damos la cara, no huimos del país
Publicada: miércoles, 29 de diciembre de 2021 0:14
Actualizada: miércoles, 29 de diciembre de 2021 11:11

El presidente de Perú dice que tiene la conciencia limpia, tras ser interrogado como testigo sobre su presunta injerencia en un proceso de ascensos de militares.

La Fiscalía ha interrogado al presidente Pedro Castillo como testigo en el caso de las presuntas interferencias ejercidas sobre los ascensos de las Fuerzas Armadas para promocionar irregularmente a militares de su círculo cercano.

Nosotros damos la cara, no huimos del país, menos nos refugiamos en una embajada; tenemos la conciencia limpia, actuamos conforme a ley y los compromisos asumidos con el pueblo”, ha enfatizado Castillo, a través de su cuenta de Twitter.

Ha informado asimismo que ha cumplido su “deber constitucional” y respondido “a todas las preguntas” que le han formulado los fiscales en Palacio de Gobierno respecto al caso de los ascensos de las Fuerzas Armadas, que motivó en noviembre la renuncia del entonces titular del Ministerio de Defensa, Walter Ayala.

El caso salió a la luz en noviembre, cuando los generales José Vizcarra y Jorge Chaparro, recién cesados como comandantes del Ejército y la Fuerza Aérea, respectivamente, denunciaron que Ayala y el exsecretario general del Despacho Presidencial Bruno Pacheco presionaron a las autoridades militares para favorecer el ascenso a generales de dos coroneles cercanos a Castillo, Carlos Sánchez y Ciro Bocanegra.

 

Uno de los temas que debería aclarar Castillo se refiere a los chats de WhatsApp que envió a Vizcarra en setiembre y octubre pidiéndole coordinar “temas urgentes” con Pacheco y sugiriendo el ascenso del comandante EP Víctor Torres Quispe a coronel.

El abogado de Castillo, Eduardo Pachas, ha dicho que Castillo reconoció durante el interrogatorio la autoría de los chats y explicó al fiscal “el contexto en el que se dio”, donde negó cualquier intención de hacer nombramientos irregulares o de concretar favores.

Castillo, desde que asumió el poder en julio, enfrenta tres investigaciones por actos irregulares, aunque de momento en ninguna de ellas está imputado. De acuerdo con analistas, la oposición desde el inicio del mandato del presidente izquierdista no da tregua e intenta destituirlo.  

sre/ncl/mkh