• Revelan reunión secreta de dos fiscales peruanas con Vizcarra
Publicada: domingo, 7 de marzo de 2021 0:39
Actualizada: domingo, 7 de marzo de 2021 2:45

En Perú la investigación más importante sobre corrupción de jueces y fiscales podría venirse abajo tras la remoción de las dos fiscales por reunión con Vizcarra.

Una reunión secreta con Martín Vizcarra, entonces presidente del Perú y ahora investigado por el caso Cuellos Blancos Puerto, le ha valido sus puestos a las fiscales a cargo Sandra Castro y Rocío Sánchez. Y es que el escándalo ronda alrededor de un supuesto favorecimiento a un empresario, amigo de Vizcarra, que era parte del caso que destapó, en el 2018, una red de corrupción de más de 300 jueces y fiscales que se encargaban de inclinar la balanza de la justicia a favor de criminales y políticos. De estos 42 ya tienen sentencia por delitos contra la administración pública.

La carpeta fiscal alcanza al Juez Supremo César Hinostroza y al empresario automotriz Antonio Camayo, amigo íntimo de Vizcarra que se habría visto favorecido con un trato de colaborador eficaz. Pese a todo las fiscales han asegurado que sólo mantuvieron una reunión en secreto con el expresidente y que fue para pedirle seguridad por las amenazas que recibían. Consultado por el tema durante uno de sus eventos por su campaña al congreso, Martín Vizcarra minimizó dicha reunión, a todas luces irregular.

La remoción de ambas fiscales ha significado un duro golpe en la imagen de la lucha contra la corrupción y el cambio del sistema judicial en el Perú. Ambas fiscales han sido citadas para declarar ante el congreso. En el Ministerio Público se evalúa una investigación en su contra.

Por lo pronto sus reemplazos ya han sido designados por la fiscal de la Nación Zoraida Avalos, quien también tendrá que asistir al congreso pues nadie en el parlamento cree que no haya estado enterada de lo que ocurría al interior del equipo especial encargado de la investigación.

Con un sin fin de denuncias por corrupción en su contra durante las últimas semanas, la buena imagen que dejó Martín Vizcarra tras salir de palacio de gobierno ha decaído y desencantado a sus más fieles seguidores. Su asociación con un caso de lucha contra la corrupción en el sistema de justicia resta credibilidad a una investigación que llevó tras las rejas a personajes importantes al interior del Poder Judicial y el Ministerio Público.

Aaron Rodríguez, Lima.

mrz/rba