• El expresidente peruano Martín Vizcarra, a la salida del Congreso, Lima, 01 de diciembre de 2020.
Publicada: martes, 1 de diciembre de 2020 23:16

El expresidente peruano Martín Vizcarra afirma que, si logra ser congresista, buscará el fin de la inmunidad parlamentaria, cuestionada por blindar la corrupción.

“Si tengo [el] respaldo de la población para ser congresista, el primer proyecto que presentaré con el grupo parlamentario que me acompañe será la eliminación de la inmunidad parlamentaria”, ha dicho este martes Vizcarra, quien confirmó el viernes ser cabeza de la lista de candidatos al Congreso por el partido de centro Somos Perú en las elecciones generales del 11 de abril de 2021.

Expresidente Vizcarra evalúa postularse al Congreso de Perú

Con esa declaración, el exgobernante peruano ratificó lo que ha venido diciendo tras su destitución. “Yo no confío en este Congreso. Tenemos una serie de ejemplos donde nos han defraudado, así que nosotros vamos a llegar y vamos a elaborar, y el primer día que estemos en el Congreso, presentaremos el proyecto donde la inmunidad parlamentaria no sea la impunidad que es actualmente”, manifestó el domingo ante un grupo de sus simpatizantes.

La inmunidad parlamentaria es una prerrogativa que ha suscitado el rechazo de la mayoría de los peruanos —70 % según la encuestadora Ipsos— que ve cómo más de 60 legisladores enfrentan procesos por corrupción u otras causas, pero eluden a la justicia gracias a este fuero parlamentario.

 

De hecho, además de congresistas, los últimos seis presidentes peruanos han estado involucrados en casos de corrupción, de modo que, por este motivo, algunos han estado en la cárcel, uno se ha suicidado y otros como Vizcarra están siendo investigados.

Justamente, Vizcarra ha hecho la reciente declaración respecto a la inmunidad parlamentaria, tras su presentación en el Congreso para explicar ante la Comisión de Fiscalización sobre los contratos del Ministerio de Cultura con un cuestionado cantante cuando aún estaba en el poder, un asunto que casi motivo su vacancia, de la que no se salvó el 9 de noviembre, esta vez, por supuestos sobornos que habría recibido durante su gestión como gobernador regional de Moquegua (sur).

Vizcarra, que dirigió el Perú desde el 23 de marzo de 2018 hasta el 9 de noviembre pasado, aduciendo su derecho constitucional a guardar silencio se ha negado a contestar ante la comisión, porque dos de sus miembros lo habían insultado. Además, ha indicado que la comisión en cuestión está formada por legisladores que carecen de “legalidad y legitimidad” para investigarlo.

Tras la destitución de Vizcarra, los peruanos estuvieron en las calles para expresar su rechazo a la designación de Manuel Merino como jefe de Estado, logrando finalmente que abandone el poder, y que el Congreso nombre a Francisco Sagasti como mandatario interino. 

ncl/lvs/mjs/