• Una manifestación contra el Islam en Phoenix, Arizona, 29 de mayo de 2015.
Publicada: miércoles, 12 de diciembre de 2018 9:41

Paquistán devuelve el golpe y dice que EE.UU. debe atender la creciente islamofobia, en lugar de emitir informes sobre libertad religiosa en otros países.

“Una auto introspección también hubiera sido oportuna para saber las causas del exponencial aumento de la islamofobia y antisemitismo en EE.UU.”, indicó el Ministro paquistaní de Asuntos Exteriores en un comunicado emitido el martes, en alusión al informe anual del Departamento de Estado de EE.UU. sobre la libertad religiosa en el mundo, que incluye a Paquistán entre países que no respetan esta práctica.

Islamabad, resalta la Cancillería, ha desarrollado un mecanismo bien implementado para preservar los derechos de sus ciudadanos, por lo que “no necesita recomendaciones de cualquier otro país sobre cómo proteger los derechos de las minorías”.

La Cancillería tachó de “imparcial” y “políticamente motivado” el informe y al mismo tiempo recordó que Paquistán está compuesto por una sociedad pluralista y de diversas religiones, donde la gente de diferentes creencias y denominaciones convive y es tratada de forma igual.

Una auto introspección hubiera sido también oportuna para saber las causas del exponencial aumento de la islamofobia y antisemitismo en EE.UU.”, indicó el Ministro paquistaní de Asuntos Exteriores, en alusión al informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la libertad religiosa en el mundo, que incluye a Paquistán entre países que no respetan la libre práctica religiosa.

 

De acuerdo con la Constitución paquistaní, el Gobierno asegura que todos los grupos minoritarios gocen de los derechos humanos “sin discriminaciones”, apuntó la Cancillería, para luego destacar que “escaños especiales han sido reservados para las minorías en el Parlamento para asegurar su representación y su voz en el proceso legislativo”.

El informe sobre la libertad religiosa se divulgó unos días después de que el primer ministro paquistaní, Imran Jan, le asegurara el 6 de diciembre al presidente de EE.UU., Donald Trump, que Islamabad ya no es el “asesino a sueldo” de Washington.

Desde la llegada de Jan al poder, Paquistán ha adoptado medidas que no han caído bien a EE.UU. y a sus aliados en la región. Islamabad ha pedido el retiro de las fuerzas estadounidenses de Afganistán “como amigo”, para poner fin a esta guerra de 17 años de duración, además, ha pedido a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que tome medidas urgentes para poner fin a la represión del pueblo palestino por el régimen israelí.

ask/ktg/mkh

Comentarios