• El vínculo China-Panamá es clave frente al paradigma multipolar
Publicada: lunes, 23 de septiembre de 2019 6:00
Actualizada: lunes, 23 de septiembre de 2019 6:39

Algunos analistas consideran poco atinada la decisión de Panamá de poner paños fríos a los lazos diplomáticos y comerciales con China en beneficio de EE.UU.

La política exterior de Panamá ha vuelto a la palestra tras el cambio de Administración el pasado mes de julio. El distanciamiento con la República Popular de China ha sido, quizás, el aspecto más determinante en este sentido, luego de que hace dos años se establecieran formalmente las relaciones diplomáticas entre la potencia asiática y el país del Canal interoceánico.

Y es que, las repercusiones del conflicto comercial que mantiene enfrascados actualmente a Washington y Pekín, se han replicado con la pérdida de unos 30 millones de dólares en peajes tras el desplazamiento de China como segundo usuario del Canal, y a partir de ahí, la posibilidad de que Panamá esté siendo presionado para desfavorecer a ese país, en beneficio de Estados Unidos, ha sido planteada. 

Para algunos especialistas, aprovechar las posibilidades que ofrece un mundo multipolar debería estar entre las prioridades de la diplomacia panameña a largo plazo. No solo por la mayor autonomía en materia política, que se obtiene al no seguir una tendencia hegemónica, sino que en materia económica abriría las puertas a nuevos mercados.

Pese a que el Gobierno actual ha desacelerado las negociaciones por llegar a un acuerdo comercial con China, suspendiendo también los avances de un tren que pretendía conectar a la provincia de Chiriquí con la capital panameña, el presidente Laurentino Cortizo desestimó, hace pocos días, que se estén enfriando las relaciones entre ambos países.

John Alonso, Ciudad de Panamá.

fdd/nii/

Comentarios