• El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, en un encuentro con el antiguo presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, 19 de junio de 2012.
Publicada: miércoles, 2 de diciembre de 2015 9:25

Representantes de YouTube y Google se reunieron recientemente con altos oficiales israelíes para abordar las maneras de censurar el “material inflamatorio” del Internet.

La viceministra israelí de asuntos exteriores, Tzipi Hotovely, mantuvo un encuentro la semana pasada con las autoridades de la página de compartimiento de vídeos YouTube y Google para elaborar las vías de mejorar la cooperación en la censura de contenidos que “incitan a la violencia y el terrorismo”, informó el portal Middle East Monitor.

De hecho, está previsto que entre pronto en vigor un mecanismo conjunto de “monitoreo y prevención” de las publicaciones que el régimen de Israel considere inflamatorias, según sostuvo el diario israelí Maariv.

Hotovely, quien es conocida por algunos como la “voz ideológica” del partido Likud, afirmó haber propuesto a los representantes de los gigantes de Internet un sistema de control integral para los vídeos y las publicaciones, explicando la necesidad urgente de tal medida por la escalada de violencia comenzada desde principios de octubre en la Palestina ocupada.

Una nota oficial confirmó que Israel y Google se pusieron de acuerdos en fortalecer las relaciones bilaterales en el monitoreo y la evaluación de contenidos en línea.

Foto publicada por el Twitter de la cancillería israelí de la viceministra de asuntos exteriores, Tzipi Hotovely, y el cónsul general israelí para la región del noroeste pacífico, Andy David, durante la reunión con las autoridades de YouTube y Google.

 

Pero Google hizo el lunes unas declaraciones en contradicción con el comunicado de Hotovely, alegando que la cita fue parte de las reuniones rutinarias que mantiene la compañía con fines comerciales.

Más tarde, el ministerio israelí de exteriores corrigió su nota en línea respecto a la reunión.

Las tensiones entre los manifestantes palestinos y las fuerzas israelíes se han disparado después de la imposición en agosto de restricciones por parte de Israel a la entrada de los palestinos a la Mezquita Al-Aqsa en el este de Al-Quds (Jerusalén).

Los palestinos también están indignados por la violencia de los colonos israelíes que a menudo irrumpen en la Mezquita Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado de los musulmanes. Los palestinos dicen que el régimen de Tel Aviv busca cambiar el status quo del templo.

Más de 100 palestinos y cerca de 20 israelíes han muerto en la reciente ola de choques que se iniciaron en octubre.

mrk/rha/nal

Comentarios