• Soldados israelíes patrullan una calle cerca de la ciudad de Nablus, en la Cisjordania ocupada, 10 de abril de 2020. (Foto: Getty Images)
Publicada: martes, 6 de diciembre de 2022 7:27

El pánico cundió entre alumnos palestinos que vieron irrumpir a militares israelíes en su escuela de primaria, en la aldea de Yabrud, al noreste de Ramalá.

Las fuerzas israelíes acordonaron el lunes la escuela y entraron en el recinto para obtener los vídeos de las cámaras de vigilancia, sin embargo, el personal docente les impidió hacerlo, según informó la agencia local de noticias WAFA, citando a fuentes locales.

El ejército israelí llevó a cabo anteriormente numerosos ataques, con el uso deliberado de la fuerza, en escuelas e instalaciones educativas en la Cisjordania ocupada, en una grave violación del derecho internacional y del derecho de los estudiantes palestinos a recibir educación en un entorno seguro.

El pasado 23 de noviembre, las tropas israelíes demolieron una escuela primaria palestina, que había sido recientemente construida en la aldea de Masafer Yatta, ubicada al sur de la ciudad de Al-Jalil (Hebrón). En las imágenes de un vídeo que se hizo viral en redes sociales, se puede ver a alumnos palestinos abandonar su salón de clases llorando antes de que una excavadora destruyera su escuela.

La Unión Europea (UE) y varias organizaciones para los derechos humanos condenaron la acción israelí. El bloque europeo enfatizó en un comunicado que “las demoliciones son ilegales según el derecho internacional y que se debe respetar el derecho de los niños a la educación”.

Por su parte, la organización israelí para los derechos humanos B’Tselem condenó la demolición de la escuela y avisó que la medida es parte de un esfuerzo de Israel para “expulsar a los palestinos del área, haciendo que sus vidas sean insoportables. Expulsar a los residentes es un crimen de guerra”, acentuó.

Los militares israelíes están en el ojo del huracán de críticas, por el uso generalizado y sistemático de la fuerza excesiva contra los palestinos. Desde el principio de este año, el ejército ha intensificado las brutales ofensivas a los palestinos en Cisjordania.

Al menos 11 palestinos han resultado heridos durante una violenta redada del ejército israelí en Osrin, al sur de Nablus. Durante el asalto ocurrido en la madrugada de este martes, los militares israelíes han disparado gases lacrimógenos y balas contra los civiles.

La redada se produce después de que un soldado israelí ejecutara el viernes a sangre fría a un joven palestino, Ammar Mefleh, de 22 años, de Osrin, tras una breve refriega entre ambos, según testigos presenciales. El brutal asesinato de joven hizo sonar las alarmas. La Organización para la Cooperación Islámica (OCI) ha instado a las Naciones Unidas a indagar sobre este asesinato y obligar a Israel a detener sus crímenes.

ftm/ncl/mrg