• Presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, en una reunión en Ramalá, en la ocupada Cisjordania, 27 de marzo de 2022. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 1 de agosto de 2022 8:43

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) condena los intentos de Israel para deducir una gran suma de sus ingresos fiscales y tacha la medida de “robo”.

El domingo, el gabinete de seguridad de Israel aprobó retener 600 millones de shekels (176 millones de dólares estadounidenses) de los ingresos fiscales que recauda a nombre de la Autoridad Palestina, alegando supuestos pagos de asistencia social destinados a las familias de los palestinos que languidecen en las cárceles israelíes.

En este marco, el presidente de la ANP, Mahmud Abás, “rechaza categóricamente la peligrosa decisión” del régimen de Israel y asegura que “los derechos de los prisioneros palestinos se salvaguardarán a pesar de las presiones”, según comunicó el domingo su portavoz, Nabil Abu Rudeineh.

De igual manera, el vocero de Abás calificó la decisión como una medida contraria al derecho internacional e instó a la comunidad internacional a presionar a Israel para que detenga tales medidas “provocadoras”.

A su vez, el jefe de la Autoridad General de Asuntos Civiles de la ANP, Husein al-Sheij, criticó la iniciativa israelí y puso de manifiesto la continuidad de la “piratería” del régimen de ocupación de los fondos palestinos. Es más, ahora “decide deducir cientos de millones de shekels para incrustar aún más la política de bloqueo financiero y robar nuestro dinero es un paso que se suma a la escalada diaria en nuestras ciudades, pueblos, y campamentos y la legalización de nuestro derramamiento de sangre”, denuncia el funcionario palestino.

 

La retención de impuestos y aranceles recaudados por Israel para la ANP es otro intento del régimen israelí para privar tanto a los presos como al pueblo palestino de sus derechos más elementales.

Esto mientras que, los militares israelíes han atacado en reiteradas ocasiones a las familias de los presos palestinos, han destruido sus hogares y han violado los derechos de los familiares de los mártires.

glm/ncl/mkh