• Samer Juaira, corresponsal de la agencia iraní de noticias Tasnim.
Publicada: miércoles, 22 de junio de 2022 5:43
Actualizada: miércoles, 22 de junio de 2022 8:52

Condenan el secuestro de un corresponsal de la agencia iraní de noticias Tasnim en la ocupada Cisjordania, tachándolo de una violación a la libertad de expresión.

La semana pasada, Samer Juaira, corresponsal de Tasnim, fue golpeado y obligado a subir a un automóvil a punta de pistola, por asaltantes armados frente al hospital Rafida en la ciudad de Nablus, ubicada en la Cisjordania.

Según el reportero, cuatro hombres lo golpearon e insultaron en el automóvil, criticándolo por cubrir la dispersión violenta de una manifestación estudiantil en la Universidad Nacional de Al-Nayah que provocó enfrentamientos entre el personal de seguridad de la universidad y algunos de los estudiantes.

“Me amenazaron diciendo que no tenías derecho a cubrir la manifestación de estudiantes de la Universidad de Al-Najah”, denunció Juaira, citado por Tasnim.

El periodista, quien fue liberado alrededor de media hora después de que le amenazaran con matarlo si ignoraba sus advertencias, identificó a uno de los secuestradores como miembro de la agencia de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

En reacción, el Sindicato de Periodistas Palestinos condenó el ataque, calificándolo de violación a la libertad de expresión y de invasión de la profesión periodística.

Esta agresión tuvo lugar, mientras los periodistas palestinos sufren la agresión más brutal por parte del régimen de Israel, que se evidenció en el asesinato de Shireen Abu Akleh, corresponsal palestina de la cadena catarí Al Jazeera, que perdió la vida tras recibir el pasado 11 de mayo un disparo en el rostro.

La reportera fue asesinada cuando cubría una redada de las fuerzas israelíes contra la ciudad de Yenín, en la ocupada Cisjordania y mientras vestía un chaleco de prensa que claramente la marcaba como periodista.

Conforme a cifras del Ministerio palestino de Información, citadas en mayo por el portal Al-Araby Al-Jadeed, el número de periodistas asesinados por el ejército israelí asciende a 45 mártires desde la segunda intifada en 2000.

La comunidad internacional denuncia que Israel, con total impunidad, sigue cometiendo atrocidades contra los palestinos y calla las voces disidentes recurriendo a la etiqueta “antisemitismo”.

mdh/rba