• El lugar donde Abdolá Ghanayem fue atropellado por un jeep militar israelí, 14 de junio de 2015.
Publicada: jueves, 15 de febrero de 2018 1:03
Actualizada: jueves, 15 de febrero de 2018 2:28

El régimen de Tel Aviv le ha exigido a una familia palestina pagar cerca de 28.000 dólares por los daños causados a un jeep que atropelló y mató a un miembro de su familia, y les ha amenazado con penas de cárcel si no cumplen con esta exigencia por, supuestamente, violar las leyes israelíes.

Según ha informado este miércoles la página web Middle East Monitor, el régimen de Israel le ha exigido a la familia de Abdolá Ghanayem, un joven palestino de 21 años de edad que murió tras ser atropellado por las fuerzas de guerra israelíes, pagar 28.000 dólares en daños provocados al vehículo militar con el cual fue asesinado el joven.

Se trata de un hecho que tuvo lugar el 14 de junio de 2015 durante las protestas antiisraelíes que tuvieron lugar en la ciudad cisjordana de Ramalá, en las que un jeep de las fuerzas de guerra israelíes atropelló a Abdolá, causándole la muerte.

Testigos presenciales aseguran que la víctima estuvo con vida bajo el jeep unas tres horas mientras que los soldados israelíes impedían que se le prestara atención médica y tampoco permitían que los allí presentes levantaran el vehículo militar israelí para salvarle.

“De acuerdo con los testigos, los residentes locales les rogaron a los soldados israelíes que levantasen el jeep unos diez centímetros, ya que Abdolá estaba siendo aplastado; no lo permitieron”, dice Naela Atiya, la abogada de la familia.

Quieren que nos rindamos. No quieren que se responsabilice a los oficiales y soldados israelíes”, dice Iyad Ghanayem, el padre de la víctima de un palestino.

 

Por esta razón, la familia de la víctima presentó una denuncia contra el régimen de Israel en junio de 2017, en la que culpaba a las fuerzas de guerra israelíes de haberle negado toda asistencia médica a Abdolá, dejando que se desangrase.

Tanto la familia Ghanayem como activistas palestinos afirman que el régimen israelí, mediante la indemnización por los daños provocados al jeep, trata de presionar a la familia de Abdolá para que retire la denuncia.

“Quieren que nos rindamos. No quieren que se responsabilice a los oficiales y soldados israelíes”, dice Iyad Ghanayem, el padre de la víctima.

Los palestinos, tantos jóvenes como personas de edad avanzada, mueren con mucha frecuencia a manos de las fuerzas de guerra israelíes, que reprimen brutalmente cualquier protesta y marcha organizada por los palestinos.

hgn/anz/mjs/rba

Commentarios