• El presidente de los jueces palestinos, Mahmud Habash, en una rueda de prensa en Ramalá, 7 de marzo de 2015.
Publicada: sábado, 7 de enero de 2017 8:03

El traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) es una declaración de guerra contra los musulmanes.

"Mover la embajada estadounidense de la ciudad de Tel Aviv a Al-Quds es una declaración de guerra contra los árabes y los musulmanes", advirtió el viernes el presidente de los jueces palestinos, Mahmud Habash.

Asimismo, añadió que tanto la comunidad islámica como la cristiana rechazan la medida del presidente electo de EE.UU., Donald Trump, que busca trasladar la representación diplomática a Al-Quds, y alertó que “tal medida abrirá la puerta a muchas posibilidades que nadie espera ni quiere”.

"Mover la embajada estadounidense de la ciudad de Tel Aviv a Al-Quds es una declaración de guerra contra los árabes y los musulmanes", advirtió el presidente de los jueces palestinos, Mahmud Habash.

Durante la campaña electoral, Trump adelantó que, de ser elegido, trasladaría la embajada estadounidense de Tel Aviv a Al-Quds“Y lo haría con bastante rapidez”, aseguró el magnate en marzo de 2016.

Cabe señalar que, en este sentido, el Congreso norteamericano aprobó, en 1995, una ley que ordena el traslado de la embajada de EE.UU. a Al-Quds, pero deja que la decisión final la tome el presidente.

A su vez, el presidente palestino, Mahmud Abás, declaró la misma jornada del viernes que el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Al-Quds supondría una “línea roja” y que los palestinos no lo aceptarían.

 

“Toda declaración que cuestione o modifique el estatus de Al-Quds es una línea roja, y no lo aceptaremos. (…) tal medida podría acabar con el proceso de paz en Oriente Medio, e incluso en el mundo”, enfatizó el mandatario palestino.

La decisión de Trump de trasladar la misión diplomática de EE.UU. a Al-Quds ha provocado duras críticas de las autoridades palestinas.

Palestina está absolutamente en contra de la postura de Trump, pues, afirma, constituye “una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) y contraviene la resolución 181 de la Asamblea General” de las Naciones Unidas (AGNU).

mkh/anz/hnb

Comentarios