• El subjefe de la dirección política de HAMAS, Ismail Hanie, 6 de mayo de 2016.
Publicada: viernes, 6 de mayo de 2016 12:40

El Movimiento de la Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) ha declarado que no busca una nueva guerra con el régimen de Israel, pero combatirá sus incursiones en la Franja.

"No llamamos a una nueva guerra, pero no aceptamos de ningún modo estas incursiones", ha advertido este viernes el subjefe de la dirección política de HAMAS, Ismail Hanie, durante el rezo del viernes en la asediada Franja de Gaza.

Hanie ha alertado de que "la ocupación israelí debe entender que no puede formar una zona tapón en la frontera con Gaza, ya que los combatientes de la Resistencia palestina nunca permitirán a las fuerzas israelíes entrar en Gaza para imponer nuevas reglas en el interior de las fronteras de esta zona costera".

No llamamos a una nueva guerra, pero no aceptamos de ningún modo estas incursiones", ha advertido el subjefe de la dirección política de HAMAS, Ismail Hanie.

En los últimos días, las fronteras de Gaza han sido escenario de duros enfrentamientos entre las milicias de la Resistencia Palestina y las tropas israelíes, que con el pretexto de buscar túneles se han infiltrado hasta 150 metros en el enclave costero, ha recordado el líder de HAMAS en Gaza.

Columna de humo levantada por un ataque israelí contra la ciudad de Gaza, 5 de mayo de 2016.

 

En otra parte de sus declaraciones, Hanie ha proclamado que "ha llegado el momento adecuado para hacer frente a las políticas israelíes en Al-Quds (Jerusalén) y a sus intentos de anexionar la ocupada Cisjordania, que demuestran que Israel no busca la paz ni mantener negociaciones con los palestinos".

Desde el pasado miércoles, la artillería y cazas israelíes lanzaron una serie de bombardeos contra las zonas sureñas de Gaza, ataques que se han repetido este jueves y viernes.

Hasta el momento ha perdido la vida una mujer palestina, y otras cuatro personas, incluidos tres niños, han resultado heridos en los ataques israelíes a la Franja de Gaza.

Estos enfrentamientos hacen temer una ruptura del alto el fuego de 2014 y un nuevo conflicto en este pobre y superpoblado territorio, que ha conocido tres guerras en seis años y no se ha recuperado aún de la última.

mkh/mla/rba