• El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon (izda.), y el primer ministro del régimen israelí, Benyamin Netanyahu.
Publicada: martes, 15 de marzo de 2016 22:18

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) insta este martes al régimen israelí a detener y dar marcha atrás en su apropiación de tierras en la ocupada Cisjordania.

“Las ocupaciones son ilegales de acuerdo con la legislación internacional y el secretario general urge a Israel a detener y dar marcha atrás con ese tipo de actos en beneficio de una paz justa y abarcadora y de un acuerdo (de paz) justo y definitivo”, reza un comunicado emitido este martes por Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

La nota hace hincapié en que el número de asentamientos está aumentando, lo que evidencia que el régimen de Tel Aviv sigue avanzando en la consolidación de su control de Cisjordania.

Las ocupaciones son ilegales de acuerdo con la legislación internacional y el secretario general urge a Israel a detener y dar marcha atrás con ese tipo de actos en beneficio de una paz justa y abarcadora y de un acuerdo (de paz) justo y definitivo", según Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Dujarric también observa que la expansión de los asentamientos israelíes contradice las afirmaciones de Israel sobre que apoya la “solución de dos Estados” en los territorios ocupados, pues las colonias son, de hecho, un impedimento real para alcanzar una solución pacífica.

Viviendas construidas en la ocupada Cisjordania.

 

El llamado de Ban se produce después de que los medios israelíes comunicaran este martes que el régimen se había apoderado de amplias zonas (234 hectáreas) de la ocupada Cisjordania.

En este contexto, el grupo israelí Peace Now (Paz Ahora) denuncia que la confiscación de 234 hectáreas por parte de Israel es la mayor en los últimos años en la zona.

El grupo señala, al respecto, que está medida israelí podría expandir potencialmente los asentamientos judíos locales.

“En lugar de tratar de calmar la situación, Israel está echando más leña al fuego”, advierte el grupo Paz Ahora.

Además de la ONU, la mayoría de los países considera ilegales los asentamientos israelíes, porque el régimen israelí ocupó dichos territorios en la Guerra de los Seis Días en1967 y están, por lo tanto, sujetos a los Convenios de Ginebra, que prohíben construir en zonas bajo ocupación.

Más de medio millón de israelíes viven en más de 120 asentamientos ilegales construidos desde la ocupación de los territorios palestinos de Cisjordania y el este de Al-Quds (Jerusalén).

alg/nii/

Comentarios