• Presidente palestino, Mahmud Abás.
Publicada: jueves, 24 de diciembre de 2015 3:32
Actualizada: jueves, 24 de diciembre de 2015 13:19

El presidente palestino, Mahmud Abás, ha denunciado el racismo y el "apartheid" practicado por el régimen de Israel en los territorios ocupados de Palestina, que ha generado el exilio masivo de palestinos durante décadas.

"En los últimos meses hemos visto cómo el gobierno israelí ha continuado consolidando su régimen de apartheid y acelerando políticas para destruir la solución de dos estados", ha señalado Abás en su tradicional mensaje navideño emitido este miércoles por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

En los últimos meses hemos visto cómo el gobierno israelí ha continuado consolidando su régimen de apartheid y acelerando políticas para destruir la solución de dos estados", dice el presidente palestino, Mahmud Abás.

Frente a esas adversidades, Abás ha aducido que los palestinos continúan "desafiando las opresiones diarias impuestas por el ocupante con determinación y amor a su país".

Asimismo, ha apelado con urgencia a la comunidad internacional para que "proteja al pueblo palestino" y evite que el conflicto de Oriente Medio se convierta en uno "religioso".

Colonos israelíes, secundados por fuerzas del régimen de Tel Aviv, irrumpen en el recinto de la Mezquita Al-Aqsa, en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén).

 

"Estas Navidades se producen en un período particularmente difícil, y en el que la intervención internacional es desesperadamente requerida para proteger al pueblo palestino", ha señalado.

En este contexto, ha recordado que, en Beitolahm (Belén), en Cisjordania, los palestinos celebrarán la Navidad rodeados por "18 asentamientos ilegales y un muro de anexión que les está quitando su tierra".

Finalmente, Abás ha exhortado a la comunidad internacional a reconocer al Estado de Palestina, lo que considera como un "paso constructivo" porque es una "inversión en la paz".

"Como consecuencia de la internacional solidaridad con Palestina, durante 2015 hemos conseguido izar la bandera de Palestina en la sede de Naciones Unidas (ONU), tal y como fue izada anteriormente en la Santa Sede", ha concluido.

El pasado mes de mayo, Abás, aseguró que Palestina dará continuidad a los denominados diálogos de paz con el régimen de Israel, si este acepta dos condiciones: suspender las construcciones ilegales y acabar con la ocupación.

Después de tres años de interrupción, israelíes y palestinos retomaron las negociaciones en julio de 2013, con la mediación de Estados Unidos, pero sus diálogos volvieron a suspenderse por el obstruccionismo de la parte israelí.

La colonización es el principal punto de bloqueo del proceso de paz entre el régimen israelí y los palestinos. No obstante, pese a las denuncias y condenas de organismos internacionales y de la comunidad internacional, el régimen de Tel Aviv sigue con su política de expansión de colonias.

Los asentamientos israelíes son considerados ilegales por las Naciones Unidas y por la mayoría de los países, porque son territorios arrebatados por el régimen de Tel Aviv en la Guerra de los Seis Días de 1967, y por lo tanto, la construcción es un acto prohibido por las Convenciones de Ginebra.

mep/anz/ktg/rba

Comentarios