• Soldados israelíes irrumpen en la Explanada de la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds.
Publicada: jueves, 6 de noviembre de 2014 6:38
Actualizada: lunes, 11 de septiembre de 2017 7:48

Jordania declaró el miércoles su disponibilidad para trabajar y tomar medidas a fin de “cesar los ataques israelíes” contra la Mezquita Al-Aqsa en Al-Quds (Jerusalén).

“Jordania considera que los actos graves y escandalosos cometidos por Israel constituyen una escalada sin precedentes”, aseguró la embajadora jordana ante las Naciones Unidas, Dina Kawar en una carta enviada al presidente australiano del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), Gary Quinlan.

En cuanto a la reacción del Gobierno de Amán de convocar el miércoles a su embajador en los territorios ocupados palestinos en protesta por las continuas profanaciones y ataques de los colonos israelíes a la Mezquita Al-Aqsa, Kawar aseguró que se trata de medidas legales y adicionales de Jordania para “detener los ataques israelíes” contra el tercer sitio más sagrado del Islam.

Conforme al tratado de paz entre Amán y el régimen de Tel Aviv, llamado Wadi Araba, Jordania tiene la responsabilidad de proteger los lugares santos islámicos y cristianos y, según el mismo, los judíos pueden entrar pero no rezar en la Mezquita.

Por su parte, el representante palestino en las Naciones Unidas, Riyad Mansur, además de advertir de posibles enfrentamientos religiosos, pidió el miércoles al CSNU que adopte medidas para frenar la violencia desatada en Al-Quds, y presione a las autoridades israelíes a abandonar “todos sus actos y políticas de provocación y de incitación a la violencia”.

Tras su fracaso en la reciente guerra de 51 días contra la Franja de Gaza, el régimen israelí ha intensificado sus violaciones en Cisjordania, y además de asesinar y detener a los palestinos, asalta casi a diario la Mezquita Al-Aqsa.

Durante las últimas semanas, los ataques contra la Mezquita y los ciudadanos palestinos, así como la decisión de las autoridades del régimen de Israel para dividir los tiempos de oración “entre musulmanes y judíos”, en la Explanada de las Mezquitas, han provocado el rechazo del mundo islámico.

En este sentido, los palestinos de la ciudad de Ramalá, Cisjordania, formaron el miércoles una cadena humana en las calles de esta urbe para mostrar su enojo y protesta contra las medidas agresivas del régimen de Israel.

“Esta cadena humana está formada para expresar que estamos en el mismo túnel junto a nuestros hermanos en Al-Quds, y decir que rechazamos todas las formas de ocupación, judaización, asedio, el cierre y la prevención de los musulmanes a rezar en la Mezquita Al-Aqsa”, dijo Husein Abu Kweik, un alto funcionario del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS).

tas/ncl/msf

Comentarios